El arte pictórico recrea la ciudad de Venecia

El arte pictórico recrea la ciudad de Venecia

Recorriendo la historia del arte se descubren pocos sitios que hayan servido de tanta inspiración como la ciudad de Venecia. Sus canales, su arquitectura renacentista y sus bellos matices la convierten en una musa del arte pictórico, que ha sabido adaptarse a una increíble diversidad de corrientes.

La omnipresencia del agua, sus canales, palacios y puentes ofrecen un paisaje de ensueño cuya esencia pudo ser capturada a través del pincel.  Tanto venecianos como artistas pasajeros se han cobijado en góndolas, plazas y rincones para capturar en un lienzo la magia de esta ciudad.

La Plaza de San Marcos en el Arte

Napoleón la describió como “La plaza más bella de Europa”, afirmación que el viajero verifica en cuanto la visita. Antonio Canal Giovanni, también apodado “Canaletto”, fue uno de los artistas que se hizo eco del magnetismo de la plaza y lo recreó en numerosas obras de arte. Las más famosas se convirtieron en paradigmas de la corriente pictórica “Vedutismo”, que tuvo sus orígenes en la ciudad y se trasladó a casi todos los rincones de Europa. El Museo de Arte Fogg que se encuentra en Cambridge aloja la pieza: un paisaje de la plaza que muestra el esplendor de la basílica en 1730.

El Gran Canal de Venecia

En otras obras el artista recrea el Gran Canal y la Iglesia de Salute, logrando plasmar el día a día con un realismo único y personal.

El pintor Vitorre Carpaccio también supo capturar el encanto de la ciudad en sus obras, casi siempre vinculadas al pintoresco Canal. Una de las más famosas contiene una imagen de un puente cercano al Puente Rialto. Cuando Vittore realizó la pintura estaba construido en madera. Unos años más tarde se incendió y fue reemplazado por el actual puente de piedra. El trabajo de Vittore permite descubrir a través de la pintura el aspecto de Venecia cuando aún no existían registros fotográficos.

Claude Monet, máximo referente del impresionismo, le dio color y vida al crepúsculo veneciano en su pintura “Twilight, Venice”. El Bridgestone Museum of Art de Tokio expone la pieza que con enérgicos colores brinda una imagen cálida de la ciudad.

Édouard Manet también mostró su fascinación por Venecia en una pintura que tiene como protagonista a un gondolero y su embarcación. Manet capturó con precisión el efecto de la luz sobre el agua y el instante en que la embarcación pasa a través de los postes que se utilizan para atracar las barcas.

Las imágenes pictóricas que ilustran la nota fueron tomadas de Wikipedia.org.

Escritora por las mañanas y estudiante de arquitectura por las noches. Viajar, descubrir y mostrárselo al mundo dejaron de ser sueños para convertirse en partes de mi vida.

Experiencias comentadas desde Facebook

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes por europa
DHgate España Sitio
NOD 32