20.jpg

Cinco lugares arqueológicos fascinantes

Por:
Eva López Álvarez

Angkor (Camboya) Quizá el sitio más impresionante del mundo si se quiere admirar el combate entre la naturaleza y la obra del hombre. Entre la gran cantidad de templos que […]

Angkor (Camboya)

Quizá el sitio más impresionante del mundo si se quiere admirar el combate entre la naturaleza y la obra del hombre. Entre la gran cantidad de templos que componen el recinto, Ta Prohm es uno de los más emblemáticos. Un pequeño consejo: mientras al amanecer los turistas se concentran en Angkor Wat, conviene escaparse hacia este templo para disfrutar en solitario de esa pelea sin tregua en la que parece la naturaleza tiene todas las de ganar. Allí donde el hombre ha recuperado lo construído hace 10 siglos se puede admirar la majestuosidad del considerado el mayor complejo religioso jamás construído. Bayon y Angkor Wat son las dos joyas de un conjunto que es una corona en si mismo.

Machu Picchu (Perú)

Uno de esos lugares del mundo que cualquier viajero debería incluir en sus proyectos. Puede estar lleno de turistas, hacer mal tiempo… nada empaña la belleza de este conjunto arquitectónico que no solo hará las delicias de cualquier fotógrafo, sino de todos aquellos interesados por la arquitectura, el arte, los grandes espacios, la historia, la cultura, la mitología… en definitiva: la belleza.

Copán (Honduras)

No es tan conocido como Tikal en Guatemala o Chichen Itzá en Méjico. Obra de la misma civilización, el recinto maya alberga no solo el espacio intacto del famoso juego de la pelota, sino una reproducción de cómo era un templo durante la época de apogeo del imperio.

Skara Brae (Escocia)

Es el único poblado celta que se puede visitar en el mundo. Aún existe gracias a haber estado cubierto de arena durante miles de años. Hizo falta que una tormenta hiciese volar las capas que lo escondían allá por el siglo XVIII. Durante la visita, es fácil imaginar la manera de vivir de uno de los pueblos prehistóricos más interesantes. Los celtas vivían en esta zona en poblados subterráneos, y además de conseguir unas condiciones de comodidad llamativas para la época tenían hasta viveros de marisco junto a las chimeneas para degustar los frutos del mar en el mejor momento.

Muro de las Lamentaciones (Jerusalén)

Aunque haya sido y siga siendo fuente de discordia entre judíos y palestinos, merece la pena sentarse a observar lo que muchos podrían considerar una mera pared. No solo dicen que se trata de una de las paredes del Templo de Jerusalén construído por Herodes y el principal lugar de recogimiento para los judíos. También sustenta la esplanada de las mezquitas, uno de los tres lugares sagrados del Islam junto a Medina y La Meca. En las cercanías, el Santo Sepulcro de Jesucristo recibe cada día a cientos de cristianos y turistas deseosos de entender cómo una sola ciudad puede albergar tantísima historia y tantísima magia.

Sobre Eva López Álvarez

Viajando aprendo: cómo es la gente, cómo son los sitios, cómo funciona el mundo, qué me gusta y qué no me gusta. Viajando me deleito: con luces diferentes, con lugares sorprendentes, hasta con cosas que no me agradan pero que celebro conocer para poder saberlo. Y, sobre todo, me lleno de energía con cada sonrisa que me brindan allá donde voy. Compartirlo a través de mis textos y mis fotos es simplemente un regalo. O, mejor dicho, un sueño que se cumple en cada ocasión.

Quizás te interese

Experiencias comentadas desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*