Visa de entrada a Kenia

Cómo conseguir un visado de entrada a Kenia

Por:
Eva López Álvarez

El visado para visitar Kenia se puede obtener directamente previo pago en el país y es necesario para la gran mayoría de viajeros procedentes de países hispanohablantes. Es importante recordar que no siempre se aceptan euros y, en ningún caso, el pago con tarjeta.

Dónde conseguirlo:

Los visados a Kenia se pueden obtener a través de la embajada del destino en el país de origen del viajero o abonando directamente los derechos de entrada en el aeropuerto y/o frontera terrestre. 

Cuánto cuesta:

Visado válido 3 meses: 40 euros / 50 dólares USA

Visado para dos entradas en el año: 80 euros / 100 dólares USA

Visado de tránsito (para escalas en el aeropuerto de Nairobi o Mombasa): 20 euros / 25 dólares USA

Cómo pagarlo en país:

En las filas de Aduanas de los aeropuertos de Kenia y Mombasa hay taquillas destinadas a la obtención de visado. También en las fronteras terrestres con Tanzania, Etiopía y Uganda. Si realiza el trámite a su llegada a Kenia, el viajero debe rellenar un formulario y abonar el importe correspondiente a su estancia, sin olvidar que es necesario que su pasaporte tenga una vigencia mínima de seis meses a partir del momento en el que llegue al país.

No tiene relevancia el motivo del viaje. La duración del permiso para visitar el país, sea cual sea la razón, es de 3 meses (aunque el motivo sea un simple desplazamiento de unas horas por la capital). No obstante, los viajeros profesionales que se desplacen a Kenia de manera frecuente pueden conseguir un pase de 12 meses.

No se acepta el pago con tarjeta y se recomienda contar con el importe exacto. En las fronteras terrestres es preferible viajar con dólares (y preferentemente billetes nuevos), no siempre son aceptados los euros.

Sobre Eva López Álvarez

Viajando aprendo: cómo es la gente, cómo son los sitios, cómo funciona el mundo, qué me gusta y qué no me gusta. Viajando me deleito: con luces diferentes, con lugares sorprendentes, hasta con cosas que no me agradan pero que celebro conocer para poder saberlo. Y, sobre todo, me lleno de energía con cada sonrisa que me brindan allá donde voy. Compartirlo a través de mis textos y mis fotos es simplemente un regalo. O, mejor dicho, un sueño que se cumple en cada ocasión.

Experiencias comentadas desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*