Conociendo Chordeleg y Sígsig

Ubicada a tan sólo 40 kilómetros de Cuenca se encuentra Chordeleg, una bellísima ciudad que nos transmitió en cada uno de sus rincones esa fusión ancestral, entre el […]


Ubicada a tan sólo 40 kilómetros de Cuenca se encuentra Chordeleg, una bellísima ciudad que nos transmitió en cada uno de sus rincones esa fusión ancestral, entre el legado cañari y el colonial español, que le dan un colorido único y que, además, se expresa en la riqueza cultural de sus paisajes, de sus tradiciones, y en la extrema calidez de su gente.

Imagen de previsualización de YouTube

Entramos por la calle principal de la ciudad, que lleva el nombre de quien fuera gobernador provincial y propietario de las viviendas que rodean el Parque Central, allá por las primeras décadas del siglo XX, don Juan Bautista Cobos. Es en ésta zona, precisamente, donde se concentra hoy en día la actividad comercial de Chordeleg, visitada asiduamente por miles de turistas que, como nosotros, buscan ansiosos algún presente realizado en materiales nobles para obsequiar a quienes esperan por ellos en sus hogares respectivos: es que Chordeleg es famosa por sus artesanías en barro, cerámica, por sus bordados a mano, por las decenas de joyería que destacan el trabajo de orfebrería de sus habitantes, transmitido de generación en generación desde hace años, y por las visitas a varios talleres de la zona en los que se puede apreciar el proceso de fabricación de las joyas.

En Chordeleg, hombres y mujeres aprenden desde chicos las tradiciones de sus ancestros y, a medida que crecen, se convierten en verdaderos artistas que viven del trabajo hecho con sus propias manos. No caben dudas que los innumerables trabajos realizados en oro, plata, oro blanco y demás metales utilizados desde hace miles de años, son auténticas obras maestras que sólo pueden adquirirse en la ciudad.

Alrededor del centro, hay cuatro escalinatas que, además de facilitar el paso de los habitantes por la ciudad, de un lado a otro, contribuyen a darle una ambientación especial y atractiva, para ser visitada por los turistas en la zona: a tres cuadras del Parque Central está la Escalinata de la Gruta, protegida día y noche por la imagen de la la Virgen de la Nube que se erige en el lugar; distinto es el paisaje en la segunda de las escalinatas, la de la Escuela Sor María de Santo Tomás de Alvarado, totalmente hecha en piedra y recubierta de flores, en su zigzageante recorrido; finalmente, las últimas dos escalinatas están construídas en paralelo a la Iglesia Principal.

Después de recorrer Chordeleg, muy cerquita de allí nos esperaba nuestro próximo destino: San Sebastián del Sígsig, un pueblo que es “Patrimonio Cultural del Ecuador” y que está situado 60 kilómetros hacia el suroeste de Cuenca, a 2.640 metros de altura sobre el nivel del mar. Y si bien nuestro guía durante la visita nos contó que la palabra Sígsig no tiene un significado claramente establecido, se cree que es producto de una leyenda Cañari, en la que connotaría “el inicio o principio de la vida, una especie de génesis del pueblo”.

De hecho, el parque central de Sígsig lleva el nombre del General Cacique Duma, un héroe indígena que dio la vida por la soberanía de la nación Cañari. En la ciudad habita una cultura que, en sus siglos de historia, forjó un conjunto de valores y tradiciones que la distinguen de otros pueblos, y que componen su identidad.

En Sígsig se pueden visitar las Ruinas de Chobshi, Shabalula y Cueva Negra, todas ellas testigos inmortales del legado cultural ancestral del pueblo. También, recorrer la ciudad y contemplar la riqueza de su construcción urbanística, en la que predominan las casas hechas en adobe y bahareque, con techos de tejas, casonas de muros encalados, gruesas paredes y tumbados decorados, con balcones, patios y traspatios, que acentúan esa identidad forjada en un pasado que se hace presente.

Entre los artículos que se pueden encontrar en Sígsig, predominan los de paja toquilla, de cerámica, artículos de vestir, conservas en almíbar, productos en madera, instrumentos musicales como guitarras, bandolas, charangos y los delicioso quesos. Además, la ciudad see caracteriza por la variedad de su propuesta gastronómica, comprendida por los platos de cuy con papas, las fritadas, sancochos, mote pelado, mote pillo, mote sucio, carne asada, choclo, habas con queso, la chicha de jora o de manzana y las tortillas con miel, entre otros.

Chordeleg y Sígsig, dos ciudades ecuatorianas que merecen ser conocidas por toda la humanidad porque, en un mundo en donde lo efímero se vuelve muchas veces la norma, ambas rescatan y reviven día a día un pasado inmensamente rico en tradiciones, historia, cultura… y eso se percibe en el aire y se ve en sus gentes.

Click aquí para ver el capítulo anterior: Cuenca, ciudad hermosa y antigua.
Click aquí para ver todos los videos hasta el momento de nuestro recorrido por Ecuador.

Agradecimientos:

– En Especial a Galo Alvarez y Edgar Rojas Prieto por su atención y buena compañia durante nuestra estadía en Cuenca. Junto a ellos a todo el personal del Hotel y Casino Presidente que nos hospedó y agasajó de forma permanente. Sitio web: http://www.hotelcasinopresidente.com.ec/

– A toda la familia de FITE por su confianza y particularmente en esta etapa del viaje a Jonathan Tinoco y Gustavo Cedeño.

– A Hernán Plaza por su cordial guía al llegar a Cuenca y visitar sus encantos en la ciudad y en sus inmediaciones.

Sobre Alejandro Martínez Notte

Decidí hace un tiempo que quiero vivir el presente como si fuese el último día, improvisar siempre que pueda y viajar para cumplir mis sueños. Detrás de eso me encuentro. A esto le sumo el placer de poder compartirlo, a través de las redes, de internet y de los amigos que difunden mis contenidos. En Twitter @martineznotte

Quizás te interese

Experiencias comentadas desde Facebook

Experiencias que nos contaron

  1. Estimado Alejandro:

    Una vez más he disfrutado de tus reportajes. En esta ocasión dedicados a Chordeleg y a Sig Sig, en la hermana nación de Ecuador.
    Desde España, mis más sinceras felicitaciones.

  2. Galo Alvarez

    Hola Alejandro un gusto de ver tu reportaje definitivamente nos causa una emocion tan grande que nuestro pais y su gente te gano un poquito de tu corazon, una labor hermosa la tuya de transmitir toda la imponencia, paisajes, y su majestuosidad de su cultura, que indudablemente nos hace sentir sumamente orgullosos de ser latinoamericanos.

  3. norma

    Querido Ale: me asombra sobremanera especialmente la fácil unión que se puede hacer de todos estos pueblos sudamericanos. Las tradiciones, la música, los bailes autóctonos, la ropa, el colorido, todo se une como ya te dije una vez sutilmente uniendo todos nuestros antepasados. Es hermoso poder recorrer estos lugares, sigan así y hasta prontito. Un beso grandote.

  4. Nélida

    Muy lindo Alejandro, un gusto ver esta producción. Un saludo. Nélida

  5. Liliana

    Excelente, Ale. Sigo viajando. Un gran cariño.

  6. Agata Bloch

    Querido Alejandro!!!
    Los milagros de America Latina- esto es lo que veo en tus viedos!Maravilloso!!!!
    Los bailes tradicionales, la loca vida latina. gran sueno para mi!!!:)
    Muchos saludos de POLONIA!

  7. Jonathan Tinoco

    Alejandro muy bueno la verdad viendo los comentarios de las otras personas es muy gratificante y muy motivador saber que les gusta nuesto pais y que tenemos un futuro prometedor a pesar de los problemas politicos y otra clase de problemas el turismo es lo unico que nos hace olvidar de todo!!! Gracias y sigue adelante….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*