Couchsurfing, para viajar y hacer amigos

Couchsurfing, para viajar y hacer amigos

En los últimos años ha crecido notablemente el número de viajeros que se animan a hacer couchsurfing. Teleaire.com ha conversado con Alma y Manu, dos viajeros que cuentan el interés que tiene esta manera de alojarse.

¿Qué es el couchsurfing?

Alma y Manu son dos viajeros que recorrieron muchos destinos de Asia hospedándose a través del couchsurfing. “Literalmente su significado es surfear de sofá en sofá” cuenta Manu, aunque no todos los viajeros que lo practican duermen literalmente en un sofá: muchos duermen en una cama y algunos hasta disfrutan de un dormitorio propio. El verdadero atractivo de realizar esta actividad es hospedarse de manera gratuita en un destino y realizar un intercambio cultural con aquella persona que recibe.

¿Cómo se consigue hacer couchsurfing?

Hay que crear un perfil en la página oficial www.couchsurfing.com con información básica sobre el usuario (edad, género, lugar de nacimiento,etc.). Se puede incluir una pequeña descripción sobre los gustos personales, inquietudes, qué se puede aportar como visitante, qué se pretende aprender con la experiencia, etc. Es importante dedicar tiempo para este apartado ya que será la carta de presentación del viajero.

Hay incluso una sección donde se pueden subir fotografías. En este perfil también se puede especificar si el viajero se encuentra disponible para ofrecer un lugar dónde otros  puedan dormir. Una vez creado el perfil, el siguiente paso es buscar si hay gente que ofrezca espacio para dormir en los lugares elegidos como próximos destinos. Para este paso Manu y Alma cuentan que ellos siempre escogen primero la ruta de destino y luego buscan hospedaje en el sitio. La elección depende de cada uno de los viajeros, Manu y Alma cuentan que eligen teniendo en cuenta la edad y los intereses de quien propone. Una vez escogida la persona se inicia una conversación a través de mensajes privados y con ella se coordinan todos los aspectos del viaje.

Experiencias de viaje

Las experiencias de estos dos viajeros realizando couchsurfing son en su mayoría positivas. Tuvieron lugar principalmente en Japón. La única experiencia que dejó en la pareja un sabor agridulce sucedió en las afueras de Tokio, donde los recibió un joven norteamericano que no tenía ninguna intención de entablar amistad o descubrir más acerca de ellos. Sin embargo, ambos coinciden en que fue una excepción, ya que la mayoría de las personas que realizan esta actividad buscan conocer nuevos amigos y reciben con cordialidad a sus visitantes.

La pareja tuvo su primera experiencia realizando couchsurfing hospedándose con la familia Ukon en Osaka. La bienvenida fue tan cálida que Manu y Alma pudieron disfrutar de una ceremonia de té y conocer un spa tradicional japonés: hasta se vistieron con quimonos y degustaron una cena junto a la familia, que fusionaba los platos españoles con la comida local.

Llevando a cabo esta práctica Manu y Alma conocieron también a Yuki en Kyoto: “no sabía cocinar y le enseñamos a preparar una tortilla de patata. Estaba entusiasmado ya que adoraba la cultura española. Por las noches no faltaron las partidas al Mario Kart compitiendo los tres, parecía que estuviéramos de campamento. También nos enseñó algunos bonitos rincones de la ciudad, cenamos en restaurantes locales y una noche salimos a cantar a un karaoke.”

Mizuki fue otra joven que recibió a la pareja en Yamanashi, cerca del Monte Fuji. Juntos hicieron trekking a una montaña cercana y organizaron un picnic en lo más alto para disfrutar las vistas increíbles del lugar.

Al hablar de desventajas, Manu y Alma reconocen muy pocas. Casi todas asociadas a la falta de privacidad, ya que muchos reciben a los viajeros en sus propios dormitorios. Otra limitación es adaptarse a la rutina de aquella persona que aloja: “si se marchan por la mañana pronto a trabajar, generalmente tu también tienes que marcharte y no puedes volver hasta que ellos regresen”.

Pese a estos pormenores, estos dos trotamundos no dejan de recomendar el couchsurfing, que ya les ha ofrecido tres amistades nuevas e infinidad de experiencias en lugares increíbles. “Sin duda recomendaríamos a todo el mundo que pruebe esta experiencia ya que conocerá a personas maravillosas y podrá entender mejor la cultura, tradiciones y el día a día de la gente del país que visite.” cuenta Alma.

Para descubrir más acerca de los viajes de Manu y Alen pueden visitar su sitio web trotamundeando.es

Escritora por las mañanas y estudiante de arquitectura por las noches. Viajar, descubrir y mostrárselo al mundo dejaron de ser sueños para convertirse en partes de mi vida.

Experiencias comentadas desde Facebook

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes por europa
DHgate España Sitio
NOD 32