El Arca Rusa en el museo del Hermitage

El Arca Rusa en el museo del Hermitage

El Arca Rusa recorre el legendario museo del Hermitage a través de un formato cinematográfico único.

Durante los años 20 del siglo pasado, Serguéi Eisenstein estrenaba películas como El acorazado Potemkin y Octubre. Sus películas, que alentaron la revolución soviética, también marcaron la identidad cinematográfica de un país al mismo tiempo que se convertiría en el referente mundial del montaje. Un siglo después, el director ruso Aleksandr Sokúrov volvió a hacer de Rusia el centro de las miradas de la crítica internacional, aunque en esta ocasión utilizando la técnica inversa a la que había utilizado su maestro Eisentein: un extenso plano-secuencia sin editar.

Así nació El Arca Rusa, una película aclamada en el festival de Cannes de 2002 y que toma como escenario uno de los lugares más emblemáticos de San Petersburgo: el museo del Hermitage.

La película se grabó con un estabilizador de cámara steadicam y el rodaje no se interrumpió durante los 90 minutos que dura la secuencia. Fue la primera película comercial sin editar, además de uno de los primeros lanzamientos en alta definición. Estas características técnicas y su original trama la convirtieron en todo un referente del cine ruso contemporáneo.

La historia se centra en un personaje invisible para el espectador, que habla a través de la voz de Aleksandr Sokúrov y recorre los diferentes ambientes del museo. Junto a la compañía de El Europeo (Serguéi Dreiden), conversa con personajes históricos y en algunas ocasiones contempla sucesos a los que asiste mientras pasa inadvertido. Se trata de un recorrido audiovisual por la historia de Rusia, en un paseo en el que cada habitación que atravesamos junto a los personajes representa un momento diferente de la historia.

La película se grabó en un solo día, ya que el museo del Hermitage no podía estar cerrado durante más de una jornada. La película comienza con la fachada del Palacio de Invierno, residencia de los zares de Rusia desde el siglo XVIII hasta XX, y actual sede de una de las partes del gigantesco museo.

El momento culmen de la película transcurre en el Gran Salón, durante lo que fue según la Historia el último baile realizado en este lugar. Una gran orquesta sinfónica dirigida por Valeri Gérgiev marca el ritmo del baile, que termina cuando los personajes se unen con la multitud en la Gran Escalera del palacio.

Además de presentar algunas de las obras más emblemáticas del recinto, y generar con ello una visita virtual del museo, la película es un referente cinematográfico dada la dificultad de su rodaje: al tratarse de una sola secuencia ninguno de los 800 actores que participan podía equivocarse.

 

Escritora por las mañanas y estudiante de arquitectura por las noches. Viajar, descubrir y mostrárselo al mundo dejaron de ser sueños para convertirse en partes de mi vida.

Experiencias comentadas desde Facebook

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes por europa
DHgate España Sitio
NOD 32