El Café Tortoni, inspirador de las artes en Buenos Aires

El Café Tortoni, inspirador de las artes en Buenos Aires

Los cafés forman parte de la identidad y las tradiciones de Buenos Aires y El Tortoni encabeza el listado con sus 156 años y su historia plagada de artistas, políticos y personajes famosos de nivel internacional.

Fundado en 1858, El Tortoni es el más antiguo de los 46 Cafés Notables seleccionados por el Gobierno de la Ciudad. Su ambiente imita al de la Belle Epoque parisina con sus altos techos, vitrales y mármoles por doquier, paredes cubiertas de madera y arañas de cristal que recuerdan sus orígenes de inmigrantes europeos.

Pero El Tortoni es aún más porteño que francés ya que albergó a los más emblemáticos nombres de la literatura de la época y el tango. Con su ambiente bohemio creó el clima ideal para la inspiración y la creación de artistas reconocidos internacionalmente.

El poeta Raúl González Tuñón y Carlos de la Púa, de regreso de la redacción del diario Crítica, eran personajes frecuentes. Aún retumba en sus paredes el canto de Carlos Gardel que lo tomó como lugar de reunión con sus amigos. Incluso Héctor Negro y Eladia Blázquez compusieron un tango en su nombre: “Viejo Tortoni”.

Entre 1926 y 1943 funcionó en el café “La Peña”, que fomentaba la protección de las artes y las letras bajo la tutela de Quinquela Martín. Tuvo lugar todo tipo de actos de difusión cultural en los que participaban diversos artistas de renombre como Alfonsina Storni también llamada “la princesa del Tortoni”, Juana de Ibarbourou, Arthur Rubinstein, José Ortega y Gasset, Roberto Arlt y Jorge Luis Borges. Sus mesas también sintieron el roce de las manos de figuras como Albert Einstein, Federico García Lorca y Julio Cortázar.

Entre obras de arte, pinturas, esculturas, dedicatorias de personas célebres, dibujos a mano alzada, artículos de museos y telones, El Tortoni sigue siendo un lugar para tomar café y quizás eso lo vuelve aún más mágico e inspirador.

Alejandro Dolina, quien emitió el programa de radio La venganza será terrible desde su bodega, escribió: “Yo espero milagros. Milagros constantes y sonantes, no metáforas metidas a prodigio. Por eso elegí estas mesas, Tortoni. Aquí cuando un hombre vuela, es que araña el cielorraso”.

Curiosidades del Tortoni

Carlos Gardel, renombrado cantante de tango, era habitué del café. Según Enrique Cadícamo solía sentarse en la mesa del costado derecho contiguo a la ventana, de la entrada por Rivadavia. La mesa se encontraba siempre reservada para él donde podía reunirse con amigos lejos de la atención de sus admiradores.

Otra curiosidad del café es que se trata de uno de los pocos lugares que aún sirve la leche merengada. Este helado de leche aparece en la canción de María Elena Walsh y en las tradiciones olvidadas de Buenos Aires.

El Tortoni en la actualidad

En la actualidad sigue siendo un lugar de difusión cultural aunque se a transformado también en un punto turístico. Ubicado en Av. de Mayo 825, el Gran Café Tortoni presenta cada día en su subsuelo espectáculos de jazz y de tango.

Di un vuelco de 180 grados a mi vida y ahora me dedico a lo que me hace feliz. Soy viajera a tiempo completo, escritora de viajes, contadora de historias, fotógrafa y blogger free lance para distintos medios. El título de economista quedó en el pasado. Comparto mis aventuras y ayudo a otros a seguir sus sueños a través de HastaProntoCatalina.com. En Twitter @HastaProntoCata

Experiencias comentadas desde Facebook

  1. Sin dudas uno de los lugares mas bonitos de Buenos Aires, tuve la oportunidad de vivir una programa de Dolina en el subsuelo. Nunca olvidaremos esa experiencia. El Tortoni debería ser candidato a Patrimonio Cultural de la UNESCO. Ahí lo dejo…

    • Estamos de acuerdo contigo, Edgardo. El café Tortoni es parte de historia de Buenos Aires y uno de sus lugares más queridos. Gracias por tu visita a Teleaire.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes por europa
DHgate España Sitio
NOD 32