El Trapiche, río y serranías puntanas

Con el mate preparado y guardado en la canasta de mimbre que tantas anécdotas de viajes podría contar, salimos temprano esa mañana para EL Trapiche, un pueblito atravesado […]


Con el mate preparado y guardado en la canasta de mimbre que tantas anécdotas de viajes podría contar, salimos temprano esa mañana para EL Trapiche, un pueblito atravesado por el río y enclavado en medio del paisaje serrano puntano.

Imagen de previsualización de YouTube

Al llegar, nuestra primera parada fue frente al río, como no podía ser de otra manera. El murmullo típico de la corriente de agua entre las rocas nos invitaba a detenernos, y así lo hicimos. Allí sacamos algunas fotos para nuestra bitácora de viajes y compramos pan y fiambres en el almacén, frente a la costa. Era casi el mediodía y la necesidad de los sandwichitos de picnic ganaba con fuerza nuestros pensamientos. Es que allí, en El Trapiche, el verde del lugar, la alta arboleda de sauces, pinos, mimbres y álamos, y la tranquilidad que se respira en el aire, invita, justamente, al día de campo, a ese otro tiempo, ajeno a la prisa y el ritmo de la urbe.

En El Trapiche se puede practicar trekking, pasear en caballos a través de El Mirador, Siete Cajones y el Dique la Florida, por ejemplo, andar en cuatriciclos a pedal y bicicletas en las calles del pueblo, pescar en los ríos Trapiche y Grande, avistar Cóndores en el camino de las Sierras, y visitar la reserva de flora y fauna de La Florida, entre otras actividades.

Ese día, nuestro recorrido pasó por Siete Cajones, un lugar entre rocas de gran porte y piedras, que desembocan en aguas de gran profundidad, aptas para sambullirce y disfrutar de un paisaje distinto; una recomendación: llevar gorro con visera y protector solar, ya que no hay árboles ni sombras donde resguardarse, y calzado cómodo y de buen ajuste al suelo. Después, continuó por La Carolina, un pueblito minero en donde se puede realizar la excursión a los yacimientos de oro ya extinguidos, hasta llegar a la Gruta Inti Huasi, que en quecha significa “casa del sol”.

Es muy lindo todo ese recorrido previo en medio de las sierras puntanas, hasta llegar al Cerro Inti Huasi, en cuya base está la gruta que durante años fue refugio de los indígenas de la cultura ayampitín, descendientes de los primeros pobladores de América.

Y así, el sol comenzó a perderse entre las sierras y el paisaje rocoso, entre los cactus y el totoral, y nosotros emprendimos la vuelta, atiborrados de fotografías que nos acompañarán por siempre.

Agradecimientos:

A Iván y Erica del Complejo de Departamentos “El Edén” que tan gentilmente nos atendieron y hospedaron en el Volcán, a pocos kilómetros de El Trapiche y la ruta de serranías puntanas.

Pueden ver la ubicación satelital de este destino aquí y seguir la ruta junto a nosotros desde el satélite de Google:

También puede ser interesante conocer:
– Potrero de los Funes
– Sierras de las quijadas
– Villa de Merlo

Sobre Alejandro Martínez Notte

Decidí hace un tiempo que quiero vivir el presente como si fuese el último día, improvisar siempre que pueda y viajar para cumplir mis sueños. Detrás de eso me encuentro. A esto le sumo el placer de poder compartirlo, a través de las redes, de internet y de los amigos que difunden mis contenidos. En Twitter @martineznotte

Quizás te interese

Experiencias comentadas desde Facebook

Experiencias que nos contaron

  1. Alo, amigo, como estás? Gostei muito dessa sua matéria. Que lugar maravilhoso que voce visitou. A água do rio parece tão límpida, tão cristalina, que dá vontade de bebe-la.
    Meus parabéns!
    Odair Camillo e Lurdinha

  2. Jonathan Tinoco

    que lindo sitio se parece un poco al Cajas acá en Cuenca muy bonito!!

  3. norma

    Hola!: maravilloso San Luis, todo lo que sea montaña, agua y vegetación tiene un encanto muy especial. Todas se parecen, San Luis, Mendoza, Córdoba toda nuestra querida Argentina maravillosa, un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*