La Roma globalizada de Ettore Scola

La Roma globalizada de Ettore Scola

Cualquier turista que esté a punto de visitar Roma por primera vez debería apartar unos minutos para disfrutar de la obra de Ettore Scola, una película entre ficción y documental que muestra el encanto de la Roma globalizada.

“Roma, a pesar de su feliz e impertinente dimensión, puede ser también una ciudad de tristeza y de reflexión” cuenta el director cuando se le pregunta por qué la ciudad de Roma es la protagonista de su película. Para Scola la Roma actual es una ciudad construida a través de su gente, no sólo de sus habitantes, sino también de sus turistas. La ciudad eterna se descubre a través de la mirada de Scola, que muestra las diferentes realidades de un escenario tan histórico como artístico.

Los vagabundos, los aristócratas, el anciano que está a punto de ser olvidado en una residencia, el camarero racista, un enfermo de Alzheimer, el periodista inmigrante, la insegura niña que es rechazada por sus compañeros de juego, los adolescentes que espían los muslos de una mujer, los aficionados al fútbol, esta es la gente de Roma que muestra Scola por el lente de su cámara.

Entre el documental y la ficción

Desde el comienzo de la película Scola aclara que se trata de un falso documental, un subgénero muy explotado por los directores contemporáneos. Lo que en realidad parece un documental, no es más que una ficción donde los actores, a modo de reality van desentrañando el argumento que Scola tiene bajo la manga.

Además del lado encantador de Roma, muy reconocido por aquellos que la conocen, el director deja ver otro lado de la capital italiana, una cara más triste y desoladora que está relacionada con el racismo y la inmigración. “Misteriosamente, los chinos, los afganos, los árabes, en Roma se vuelven romanos” declara el camarero racista que el cineasta dibuja entre planos con tanta precisión. Realidades que surgen dentro de una ciudad que muestra un lado más globalizado y cosmopolita en la actualidad.

La Roma turística

Lo más atractivo de la película es su tinte cómico, que resulta tan certero para el turista como para el habitante, ya que distingue situaciones muy comunes de la ciudad que están a los ojos de ambos: un falso gladiador moderno que se deja tomar fotografías por unos dólares, o una empleada que limpia una pequeña reproducción de la loba capitolina en pleno Palazzo Senatorio.

Escritora por las mañanas y estudiante de arquitectura por las noches. Viajar, descubrir y mostrárselo al mundo dejaron de ser sueños para convertirse en partes de mi vida.

Experiencias comentadas desde Facebook

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes por europa
DHgate España Sitio
NOD 32