Gramado, ciudad fuera de diccionarios

¿Acaso puede alguien definir a Gramado?, ¿ponerle etiqueta a la ciudad más turística de Rio Grande do Sul? Una advertencia: no busquen ayuda en el manual de las […]

¿Acaso puede alguien definir a Gramado?, ¿ponerle etiqueta a la ciudad más turística de Rio Grande do Sul? Una advertencia: no busquen ayuda en el manual de las típicas ciudades brasileñas. Allí no estará.

Ni la Plaza Mayor, ni el Parque de Miraflores, ni la calle Monte Umbroso en Surco. No hay nada en Lima que se le parezca. Nada en esta parte del mapa. Sí: Augsburgo, Rüdesheim y Munich, según el periodista de viajes chileno Luis Alberto Ganderats, que tanto se ha paseado por el mundo.

Será porque las tres son ciudades alemanas. Y será porque en las tres “la Navidad conserva frescas resonancias espirituales”. Igual que en Gramado.

Ahí tienes, solo para empezar, dos rasgos que hacen único a este destino del sur brasileño, el tercero más pedido en el inmenso país y una de las vedettes de su turismo interno. Primero, el encantamiento de su arquitectura, mayoritariamente alpina, con sus casas de fachadas entramadas y techos a dos aguas, bien a lo Hansel y Gretel, entre montañas y bosques de pinos.

Luego, su atmosfera de Navidad, que lo cubre todo entre noviembre y enero y es una de las más espectaculares del mundo. Pero Gramado tiene más.

ES NAVIDAD EN EUROPA

Una de las localidades más lindas para visitar en todo el globo, ¡una de las más limpias! Es lo que se dice de Gramado, ubicada en el estado de Rio Grande do Sul. Recuerdo Curitiba, verdadero modelo de orden y gestión urbana en el estado de Paraná, y pienso: esta es la marca del sur de Brasil.

No en vano aquí los conductores ceden el paso en cada esquina. Estamos en la pintoresca avenida Borges de Medeiros y nuestra traductora, JanineHrabal, nos dice que los habitantes de Gramado están tan acostumbrados a este derroche de educación vial, que cuando circulan autos de extranjeros “puede haber accidentes”. Aquí también se goza de uno de los mejores índices de calidad de vida del país.

La ciudad forma parte de las celebraciones.

El Navitaten, que narra el origen de la Navidad con fuegos artificiales,

luces, aguas saltarinas y cantantes líricos, y la Fantástica Fábrica de Natal, montaje musical con bailes y efectos especiales. Aunque, en rigor, toda la ciudad es un espectáculo romántico, casi irreal.

GRAMADO TIENE MÁS

Tiene razón Guido Calderón, periodista y empresario turístico ecuatoriano, cuando me dice que todos los alcaldes latinoamericanos deberían venir a Gramado para aprender de su modelo de desarrollo turístico.

De su “economía boyante” y “de pleno empleo familiar”, basada en la “artesanalización de su gastronomía”, que “convierte a la producción agrícola en souvenirs de alta calidad”, explica Guido en su diario web. Algo evidente en apenas un paseíto por el centro de la ciudad.

La Borges de Medeiros es una fiesta para la vista. Chocolates —ay, los chocolates—, quesos, mermeladas, frutas deshidratadas, embutidos…, todos procesados artesanalmente y generando dinero directamente para el productor, que es local y trabaja con las recetas de sus antepasados.
Y a más turismo, más producción: más empleo. De allí que esta región tenga el mayor desarrollo económico de Brasil; de allí su altísimo índice de desarrollo humano.

Pero el espíritu emprendedor —una marca de la Sierra Gaúcha, me dicen— no aporta mucho si no viene acompañada de un verdadero esmero por ofrecer calidad a los visitantes.

Una ciudad impecable, culta, hospitalaria y con una oferta culinaria y de compras de primer nivel, eso es Gramado. Sus célebres festivales: de Turismo, de Cine, de Gastronomía, de la Colonia y el propio Natal Luz, entre otros, son expresiones genuinas de ese distintivo y de la vocación turística de su gente.

Agradecemos a Cristina Garcia Calderon Orbe por compartir su relato con nosotros.

Sobre Alejandro Martínez Notte

Decidí hace un tiempo que quiero vivir el presente como si fuese el último día, improvisar siempre que pueda y viajar para cumplir mis sueños. Detrás de eso me encuentro. A esto le sumo el placer de poder compartirlo, a través de las redes, de internet y de los amigos que difunden mis contenidos. En Twitter @martineznotte

Quizás te interese

Experiencias comentadas desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*