Judiones de la Granja de Segovia

Inicialmente esta receta era utilizada como alimento de faisanes pero con el tiempo se comenzaron a descubrir las propiedades de las judías y se les dio un lugar entre los platos principales.
En estas nuevas tierras, las judías encontraron un nuevo carácter, migrando de un color oscuro hasta su clásico color crema. Los nobles de la época quedaron cautivados con los Judiones de la Granjaque fueron convertidos en un alimento muy frecuente en su cocina.

Ingredientes:

  • 2 tazas de judiones de la granja
  • 1 morcillo de cerdo fresco (España) o cualquier otro trozo de carne aledaña al jamón de cerdo.
  • 1 oreja de cerdo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 chorizo colorado
  • 1 cebolla
  • 1 cucharada de pimentón
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite
  • Sal a gusto

Procedimiento

En primer lugar, si las judías están secas, debemos remojarlas en abundante agua desde la noche anterior, con el fin de hidratarlas.
Pasado este tiempo, cambiamos nuevamente el agua e incorporamos el ajo, la sal y el laurel. A continuación colocamos el agua con los ingredientes a hervor por dos horas.
En caso de ser necesario, se debe agregar agua para hidratar la preparación.
 Ni bien comience a hervir el agua, introducimos el chorizo colorado, el morcillo y la oreja, dejando que se cocinen junto a las legumbres para lograr la unificación del sabor. 
Cuando la carne esté tierna, la retiramos, la troceamos y la volvemos a incorporar a la preparación.

Mientras tanto, en una sartén colocamos un chorrillo de aceite, lo dejamos calentar y añadimos las cebollas realizando un sofrito. Luego vertemos sobre él todo el pimentón dulce.

Finalmente, unificamos ambas preparaciones (el sofrito y el caldo de judías) revolviendo con cuidado para no romper las legumbres. Verificamos nuevamente que tanto las judías como las carnes estén tiernas, apagamos el fuego y dejamos reposar 20 minutos a fin de que se acentúen los sabores.
Rectificamos la cantidad de sal y servimos en un plato hondo.