La Casa Batlló combina la realidad y elementos virtuales

La Casa Batlló combina la realidad y elementos virtuales

El edificio remodelado por Gaudí ha agregado contenidos que combinan la realidad con elementos virtuales y convierten la visita en una experiencia apasionante.

La Casa Batlló es un edificio de arquitectura modernista remodelado en Barcelona, España, por el genial catalán Antoni Gaudí y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La casa combina arte, diseño y elementos arquitectónicos precursores de las vanguardias posteriores y pertenece a la etapa naturalista de Gaudí. En esta época, inspirado en las formas de la naturaleza, el arquitecto proyectó estructuras con un sentido innato del volumen y la geometría reglada. Gaudí se anticipó a la arquitectura constructivista cerca de tres décadas con su utilización del color, la luz, la ventilación y los materiales. El genial catalán creaba sus edificios contemplando las soluciones estructurales, funcionales, decorativas, y plasmándolas en maquetas. Toda la obra de este arquitecto tiene un sello personal y único.

La Casa Batlló se levanta en la avenida Paseo de Gracia, que fue el lugar elegido por la aristocracia local en el siglo XIX y se afianzó como centro de residencia de la burguesía a partir de 1914. Casa Batlló forma parte de la llamada Manzana de la Discordia. En este tramo de Paseo de Gracia se encuentra la casa Lleó Morera obra de Lluís Doménech i Montaner y la Casa Amatller de Josep Puig i Cadafalch, entre otras. El nombre de la Manzana de la Discordia apela al conjunto de edificios que la componen diseñados por grandes arquitectos del modernismo catalán y a la mitología clásica donde Hera, Atenea y Afrodita se disputaban ser la más bella.

La actual Casa Batlló nace de la reforma integral de una convencional construcción que databa del año 1.877. Gaudí recibió el encargo de remodelarla y la modificó completamente, creando un armónico y poético universo simbólico regido por formas orgánicas donde predominan las líneas curvas.

La ondulante fachada de la casa está decorada con mosaicos policromados y vidrio triturado; los balcones remiten a las aberturas de los ojos y la nariz de un cráneo; la losa de los balcones forma curvas de donde salen las barandillas con forma de antifaz, realizadas en hierro fundido y también recubiertas con trencadís de vidrio. El balcón terraza y el balcón del desván, con forma de flor, tienen el mismo tratamiento. El primer piso cuenta con una tribuna con ventanales ovalados circundados por ocho columnas de piedra que semejan huesos humanos. Las grandes ventanas se repiten más arriba. Sobre la terraza, el torreón se remata con una cruz color marfil que lleva los monogramas de Jesús, María y José y sus cuatro brazos señalan los puntos cardinales. El edifico termina en un ondulante tejado que evoca la cola y espalda de un dragón; las tejas que lo recubren simulan escamas. Toda la fachada es un avance de la arquitectura constructivista por los materiales utilizados: cerámica, vidrio, piedra y hierro forjado.

El piso principal del edificio fue rediseñado por el arquitecto catalán para ser la residencia de la familia Batlló. En el interior, Gaudí diagramó nuevos espacios, unificó la escalera y el patio para obtener luz y ventilación, añadió elementos decorativos, hogares, y diseñó un creativo mobiliario que integró con la remodelación total. La planta noble tiene más de 700 metros cuadrados y cuenta con un gran patio posterior.

Su vestíbulo parece una gruta marina y el pasamanos de madera tallada de la escalera simboliza el espinazo de un animal; posee una gran chimenea empotrada en la pared y dos ventanas en el techo. El escritorio y el espectacular salón se ubican sobre el Paseo de Gracia. Esta gran sala se compone de tres espacios divididos por puertas de roble y vidrios de colores que se pueden abrir para crear un majestuoso ambiente.

Las ventanas cuentan con marcos de madera y se pueden bajar o subir creando una abertura panorámica en lo ancho del salón. El comedor principal se encuentra en la parte posterior del piso principal con vista al jardín del patio.

Los techos de esta planta se diseñaron ondulados remitiendo al movimiento de las olas del mar e incluyen un remolino realizado con esparto.

Gaudí amplió el patio de luces y colocó el ascensor en el centro. El patio está decorado con cerámicas policromas en color azul, y cubierto por una claraboya central que se ensancha a medida que desciende. El desván tiene una doble función: en él se sitúa el área de servicio y su doble techo compensa los contrastes térmicos. Una escalera helicoidal de hierro forjado lleva a la terraza de 300 metros cuadrados desde donde se disfruta una vista de Barcelona.

La Casa Batlló posee 4300 metros cuadrados, 32 metros de altura y 14.5 de ancho; cuenta con sótanos, cocheras a nivel de la calle, planta baja, principal con patio, cuatro plantas completas, desván y azotea, acceso privado a la planta principal y una escalera de vecinos que circula por un patio de luces al igual que el ascensor.

Desde hace dos años, Casa Batlló ha incorporado contenidos inéditos que combinan la realidad y elementos virtuales en diez idiomas: catalán, castellano, francés, inglés, italiano, alemán, chino, japonés, ruso y portugués.

De esta manera, los visitantes podrán conocer cómo vivía la familia Batlló en su época, explorar el mobiliario que creó Gaudí y participar de una experiencia apasionante.

Decidí hace un tiempo que quiero vivir el presente como si fuese el último día, improvisar siempre que pueda y viajar para cumplir mis sueños. Detrás de eso me encuentro. A esto le sumo el placer de poder compartirlo, a través de las redes, de internet y de los amigos que difunden mis contenidos. En Twitter @martineznotte

Experiencias comentadas desde Facebook

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes por europa
DHgate España Sitio
NOD 32