Cataratas_Iguazu_01

Los mejores parques de Misiones

Por:
Eva López Álvarez

Las cataratas de Iguazú se llevan la palma entre los espacios naturales de la provincia argentina de Misiones, podríamos decir que hasta del mundo. Pero esta parte del norte argentino encierra otros espacios naturales dignos de mención, algunos tan únicos en el mundo como las primeras.

Saltos de Moconá

Pocos conocen este fenómeno geológico único en el planeta. Una falla de tres kilómetros recorre longitudinalmente el río Uruguay en esta zona de frontera con Brasil. La presa cercana de este país conlleva cambios constantes en niveles de caudal. En los momentos álgidos, la diferencia entre los cursos superior e inferior del río, y en consecuencia la altura de los saltos, puede alcanzar los 9 metros.

Parque de la Cruz

La inmensa cruz que preside este parque de reciente inauguración es en realidad un mirador de 83 metros de altura. Desde el se divisa la selva paranaense. El recinto cuenta con un interesante mariposario con múltiples especies autóctonas. Es incluso posible asistir a la eclosión de una mariposa.

Salto encantado

Más familiar, también ha sido inaugurado recientemente. En torno al Salto Encantado, de 60 metros de altura, varios recorridos permiten disfrutar del bosque, siempre con el sonido del agua de fondo.

Reducción San Ignacio

Este parque arqueológico recuerda la época de la colonización española, cuando en el siglo XVII los jesuitas redujeron prácticamente a la nada la cultura guaraní sin violencia. Los vestigios sorprenden aún más cuando se aprende que solo dos misioneros habitaban la zona y consiguieron españolizar, a través de la religión, a miles de indígenas.

Cataratas de Iguazú

Uno de esos lugares del mundo de obligada visita para cualquier viajero que se precie. La Garganta del Diablo, con forma de herradura, es un regalo para la vista y los oídos. El agua parece pelear por lanzarse a un vacío de 80 metros. La sucesión de cataratas de San Martín, previas a la Garganta, impresionan por su majestuosidad.

 

 

Sobre Eva López Álvarez

Viajando aprendo: cómo es la gente, cómo son los sitios, cómo funciona el mundo, qué me gusta y qué no me gusta. Viajando me deleito: con luces diferentes, con lugares sorprendentes, hasta con cosas que no me agradan pero que celebro conocer para poder saberlo. Y, sobre todo, me lleno de energía con cada sonrisa que me brindan allá donde voy. Compartirlo a través de mis textos y mis fotos es simplemente un regalo. O, mejor dicho, un sueño que se cumple en cada ocasión.

Experiencias comentadas desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*