Vodka ruso

Vodka ruso

Las primeras menciones del vodka en Rusia datan del siglo XVII. La versión más extendida, aunque negada por muchos países, es que fue un monje quien lo destiló por primera vez en el siglo XIV… Sea o no ruso desde su existencia, sin duda es uno de los recuerdos de viaje que más evocan el antiguo país de los zares.

Los rusos creen en la historia que afirma que un monje del monasterio de Tchoudov fue el primero en destilar vodka allá por el siglo XIV. En un primer momento, este aguardiente fue conocido como “vino de pan”. El motivo es que se destilaba a partir de trigo, centeno y cebada. En sus orígenes no tuvo un índice de alcohol preciso, sino que variaba entre los 20 y los 60 grados.

Dos siglos más tarde, la bebida ya era consumida en todo el país y comenzaba a ser exportada fuera de las fronteras rusas de aquel entonces. Pero no es hasta el siglo XVII cuando se encuentra mención escrita a la palabra “vodka”. A partir de 1716 se “oficializó” su producción con la ley de Pedro el Grande que permitía a negociantes y aristócratas destilar la bebida.

Su consumo no era bien considerado, ni siquiera cuando empezó la época moderna rusa con la revolución de 1914. De hecho, se amplió una ley seca que prohibía su consumo y esta interdicción no se levantó hasta 1923.

Sin embargo, la clase social más baja conseguía procurarse esta bebida, que tenía en general 40º de alcohol, lo que provocó que los índices de alcoholemia se disparasen. Por eso se generalizaron las campañas publicitarias contra su consumo y se racionó el consumo de vodka, además de aumentar su precio.

Cabe destacar que la manera correcta de denominar esta bebida es “la vodka”, ya que en ruso se trata de una palabra en femenino. Otra curiosidad es que dicen que es la bebida alcohólica más fácil de producir.

Hoy en día hay cientos de tipos de vodka y se consume en el mundo entero. De hecho muchos afirman que es la bebida alcohólica más consumida. Los tipos de vodka son básicamente mezclas, como el vodka negro: al alcohol se le añade una plata asiática que le otorga este color. Aunque también hay tipos de vodka que resultan de procesos de elaboración diferentes, como el que imita la vinificación o los que se destilan de tal modo que se supera la media de alcohol: hay una versión producida en Escosia que tiene ¡88,8 grados!

Viajando aprendo: cómo es la gente, cómo son los sitios, cómo funciona el mundo, qué me gusta y qué no me gusta. Viajando me deleito: con luces diferentes, con lugares sorprendentes, hasta con cosas que no me agradan pero que celebro conocer para poder saberlo. Y, sobre todo, me lleno de energía con cada sonrisa que me brindan allá donde voy. Compartirlo a través de mis textos y mis fotos es simplemente un regalo. O, mejor dicho, un sueño que se cumple en cada ocasión.

Experiencias comentadas desde Facebook

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes por europa
DHgate España Sitio
NOD 32