Si bien esta clase de turismo siempre estuvo asociada al mundo anglosajón, en España la matriculación de autocaravanas creció, en 2017, 58% respecto del año anterior. De hecho, la cantidad de pernoctes en esta clase de vehículos ocupa el 13% del total del turismo, según datos oficiales.

El fenómeno de irse de vacaciones llevando a cuestas el propio alojamiento, ya tiene nombre: lo han bautizado autocaravaning, y se volvió tendencia en toda habla hispana. Este dato representa una elección distinta, por parte de los turistas, respecto del destino más frecuente, que es la playa.

Y ello, porque quien sale a la ruta en autocaravana, habitualmente prefiere el camping. Explorar la naturaleza, prescindir de ciertas comodidades de la industria turística estándar, son algunos de los detalles que conforman el perfil. Además de, probablemente, abaratar costos.

De todas formas, es claro que tener resuelto el alojamiento aporta una libertad mayor al viaje. Quizá sea por ello que este año, en España circulan alrededor de 150 mil autocaravanas. Un número impensado hasta que se dispararan las ventas, en 2017.

A este aumento, hay que sumarle que ya existen plataformas digitales para alquilar entre particulares. La más famosa, a nivel global, es Outdoorsy. Pero se trata de una herramienta esencialmente norteamericana.

En España, van a la vanguardia Yescapa y AreaVan. Esta última, que comenzó prestando servicio de alquiler entre particulares, ahora ofrece intermediar entre empresas profesionales. El surgimiento de ambos actores del mercado es signo de que el alquiler de motorhomes crece de forma sostenida, más aún cuando se han simplificado algunos aspectos del uso: el carnet de conducir categoría B, el más frecuente, es útil para utilizar vehículos de menos de 3,5 toneladas. Y en cuanto al seguro, en el caso de Yescapa, lo provee la empresa, en alianza con Lagun Aro.

En dichas plataformas, se ofrecen diferentes versiones de la autocaravana: camper, que es algo así como una furgoneta, en la que se puede cargar todo lo necesario para acampar, pero donde no es posible alojarse; la autocaravana tradicional, que es un pequeño departamento a remolque del vehículo, muy utilizado por las familias; y la furgoneta camper, que es una van del mayor tamaño posible, así que puede servir para acampar, tanto como para dormir cómodamente dentro.

Entre las cuestiones legales a considerar, más allá de las señaladas arriba, es importante subrayar que, si una autocaravana es puesta en alquiler por parte de su propietario, ya sea en plataformas digitales, o por a través de otro medio, debe figurar para el Estado, como de uso comercial, y no sólo particular.

Más allá de la intención recaudatoria del Estado, en España y en todos lados, es notable que esta nueva forma de turismo resulta una alternativa en tiempos de menos recursos, además de ser una modalidad que siempre tuvo su atractivo, y ahora, además, puede permitir solventar gastos. Otro hecho que afianza el matrimonio entre tecnología y turismo.

Publicado por Mauro Berchi

Comunicar es tender puentes; hacerse entender y facilitar que otros lo hagan. Yo soy licenciado con Comunicación porque mi vocación es hablar y hacer hablar, no importa el soporte, ni el idioma.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.