Magia cubana en La Habana

La capital de la mayor de las Antillas no deja indiferente a nadie: opulencia y decrepitud, riqueza y pobreza, nostalgia y visión de futuro… conviven en una capital que ofrece como pocas la posibilidad de vivir el pasado y el presente en un mismo momento.

Múnich es mucho más que cerveza

La capital de la Baviera alemana es obviamente conocida por su Oktoberfest, su cerveza, su fábrica de coches BMW y sus salchichas. Sin embargo, las calles en torno a Marienplatz; los biergarten, o «jardines de cerveza»; las orillas del río Isar… invitan a disfrutar de la atmósfera de una ciudad que también es tranquila. afable, tradicional y pintoresca. La Alemania más tradicional en versión urbana.

Bremen: la Alemania de los detalles

Este destino del norte de Alemania sorprende por la belleza de su casco histórico, la magnificencia de sus parques, sobre todo en primavera y la facilidad con la que se recorre y se vive ¡Una ciudad en la que hay mucho más que los Músicos (que también están)!

Recorrido fotográfico por Estambul

La capital de Turquía es un conglomerado de mezquitas y palacios que testimonian de su pasado glorioso. Combina a la perfección con una modernidad creciente y el exotismo de la cultura árabe que impregna cada rincón. Estambul es un puente que merece la pena atravesar.

Palawan o el paraíso en la tierra

La más turística de las islas de Filipinas no tiene nada que ver con un destino masificado. Playas de ensueño, escenas cotidianas llenas de encanto, autenticidad en estado puro… eso ofrece la isla de las playas que superan a las más bonitas de las postales.

Abu Dabi, la capital de la opulencia

Abu Dabi es la capital de los Emiratos Árabes Unidos y nada tiene que envidiar a su vecino Dubái en cuanto a opulencia, proyectos faraónicos, excesos constructivos y delirios arquitectónicos. Y un desierto único en el mundo.

Bohol, o la Filipinas más auténtica

Aunque sólo es una de las 7.000 islas que cuenta Filipinas, Bohol es un pequeño concentrado de lo que ofrece el país. No tiene las playas más espectaculares, pero si ofrece bonitos paisajes y la posibilidad de vivir numerosas escenas cotidianas que quedarán en la retina del viajero. Un lugar perfecto para enamorarse de este país asiático que tiene el corazón latino.

Contrastes nórdicos en Copenhague

La capital danesa es una interesante mezcla del clasicismo más sereno y la modernidad más efervescente. De tamaño humano, se presta a ser descubierta caminando o en bicicleta mientras se disfruta de los distintos ambientes y el cuidado entorno, mezclándose con los locales junto a cualquiera de los canales en cuanto sale algún rayo de sol.

Buen tiempo asegurado en el sur de Portugal

El Algarve portugués no sólo atrae a mucha gente mayor del norte de Europa sedienta de buen tiempo durante todo el año. Las rutas de senderismo en torno al cabo de San Vicente, los pueblos pesqueros y los buenos precios se añaden a un atractivo que protagoniza cualquier visita de la costa o del interior: la excelente gastronomía del sur de Portugal.

Tierra del Agua, secreto de Asturias

Este nuevo alojamiento del norte de España es un rincón ideal para perderse durante varios días. La ciudad parece tan lejos como cerca están las montañas y la tranquilidad. Además, la cocina es tan excelente como el trato. Un refugio en el Parque Nacional de Redes que recomendamos a todos los viajeros.

Machu Picchu, la magia hecha piedra

Uno puede haberlo visto millones de veces en fotos o en la televisión, pero solo allí se puede percibir la atmósfera tan especial de este lugar, sobre todo cuando cae el sol. Sublime, magnífico, único, imponente, misterioso… un lugar obligado para cualquier viajero que quiera comprobar en persona a qué se parece una maravilla.

Norte de Italia

Un recorrido por Milán, Bérgamo y Verona sirve para combinar la elegancia de la primera, el carácter provincial de la segunda y la magia histórica de la tercera. Si se quiere añadir uno de los lagos en el viaje, el de Como es el más visitado.

Escocia, pura magia celta… y más

El país de las ruinas, de los vestigios celtas, de los valles inmensos, de los millones de verdes y grises, de las islas del norte donde parece que el tiempo se para y observa al mar… tiene hasta playas paradisíacas. Es un destino que no hay que perderse.

Añil de El Salvador

En algunos lugares mayas de El Salvador se han recuperado técnicas de impresión textil extrayendo colores utilizados durante la civilización que tantos vestigios dejó en Centroamérica. Las telas de azul intenso son uno de los mejores recuerdos que llevarse de lugares como Tazumal o Santa Ana.