Berlín, la ciudad en la que no existen fronteras

La capital alemana parece no transmitir gran cosa cuando uno llega. Sin embargo es fácil dejarse invadir por su atmósfera tan particular, su historia presente en cada esquina, su modernidad explosiva, su sobriedad elegante… Berlín no es la ciudad más bonita del mundo, pero como destino interesante, pocos le ganan.