Cate Blanchett intepreta a Jasmine, una mujer que vive una ostentosa vida en Nueva York. Cuando su marido decide abandonarla por una mujer más jóven, Jasmine se queda en bancarrota y debe ir a vivir con su hermana, en los suburbios de San Francisco.

Allí Jasmine descubrirá que no todo en la vida es el dinero y, mientras intenta mantener la compostura, logrará crear un vínculo especial con su hermana.

Para retratar este drama familiar, Woody Allen encontró como escenario ideal la ciudad de San Francisco.

Blue Jasmine en San Francisco

Sus calles y pintorescos mercados brillan en cada plano. Si bien Jasmine percibe la ciudad como un lugar grotesco, lo cierto es que la cámara de Woody Allen nos muestra todo lo contrario.

El apartamento donde se hospedan Jasmine y su hermana Ginger se encuentra a pocos metros del legendario New Central Café, un clásico de la ciudad. La historia refleja a la protagonista recorriendo algunos de los lugares más emblemáticos de San Francisco, entre ellos el Barrio Chino (Chinatown) y las costas de Ocean Beach.

 

Publicado por Marilyn Botheatoz

Escritora por las mañanas y estudiante de arquitectura por las noches. Viajar, descubrir y mostrárselo al mundo dejaron de ser sueños para convertirse en partes de mi vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.