Cabo Polonio y las playas uruguayas

Esta semana presentamos un destino casi intacto y completamente agreste pero integramente preparado para recibir al turista. El cual brinda un plus a las playas del noreste uruguayo. Nos referimos a Cabo Polonio.

cabopolonio


Luego de pasar la noche en el Hotel Portobello de La Paloma, nos despertamos descansados frente a una hermosa playa, pacífica y calmada del Oceano Atlántico. Desayunamos, y sin más partimos en viaje hacia Cabo Polonio.

En el camino hicimos una parada en La Pedrera, una playa bastante particular por sus antiquísimas formaciones rocosas junto al mar, de más de 500 millones de años. Allí obtuvimos nuestros víveres para el paseo del día que ya había comenzado.

Una vez que llegamos al centro de información de Cabo Polonio, conocimos a Alejandra Larrosa, quién nos guiaría hacia una enorme «chiva» todo terreno para poder cruzar las altas dunas móviles hasta llegar a la playa, y de ahí acceder al poblado de Cabo Polonio y su faro.

La sencillez de un paisaje casi intacto, hace de Cabo Polonio un lugar de ensueño.

Precarias casas de unos pocos pescadores que tienen permitido vivir en esta reserva, sin agua corriente ni electricidad conviven con las increíbles dunas móviles que se desplazan 5 metros por año.

Se accede por la playa desde la Barra de Valizas  en carros tirados por caballos. Tanto el turismo como los accesos se mantienen estrictamente controlados por el personal del Parque Nacional para cuidar su patrimonio.

Por ese motivo todos los visitantes acceden desde el centro de información en modernas 4×4 o chivas comunitarias que llevan los contingentes hasta la costa. Como pueden ver en el video que ilustra este paseo.

Al llegar al faro nos entrevistamos con el Sub Oficial Da Costa, encargado del Faro Cabo Polonio quién nos permitió el ingreso al mismo. Luego de subir los 142 escalones el paisaje es maravilloso. Desde allí pudimos observar magníficamente las tres islas que se encuentran frente al cabo llamadas Islas de Torres y particularmente cada una La Rasa,  La Encantada y el Islote que generan el hogar ideal para los lobos marinos.

Junto a Alejandro Molina, el guardaparque del Parque Nacional, pudimos luego visitar el pueblo, los artesanos y acercarnos en primera instancia a la reserva de lobos marinos y luego a las altas dunas móviles.

Un paseo imperdible para todo aquel que visite Uruguay.

Agradecimientos:
– A todo el personal del Hotel Portobello en el balneario La Paloma, departamento de Rocha. En especial a Pedro Quartino por la atención brindada. www.hotelportobello.com.uy

Ubicación Satelital:

Edición y Cámara: Alejandro Martínez Notte
Fotografías: Leonardo Mankabadi
Una producción exclusiva de Teleaire Televisión