Camino del Santo Grial Etapa 1 Somport CanfrancCamino del Santo Grial Etapa 1 Somport Canfranc

Todo gran viaje empieza por un primer paso o al menos eso reza el viejo proverbio chino. Nosotros nos encontramos en el Km 0 del Camino del Santo Grial, concretamente en Somport frontera con Francia.

Hemos preparado un artículo con todas las etapas dónde puedes encontrar dónde dormir, dónde comer, los tracks y toda la información necesaria para emprender tu también esta aventura. Puedes visitarlo aquí: Dónde alojarte para hacer el Camino del Santo Grial

El camino del Santo Grial en España

Estamos emocionados, a punto de dar nuestro primer paso, sabiendo que tenemos por delante una larga aventura de alrededor de 640 km, siguiendo los pasos de la reliquia más buscada de toda la cristiandad: el Santo Cáliz que Jesús sostuvo en sus manos  la noche pascual.

Alex y yo nos miramos con ojos brillantes prometiéndonos que no andaremos con el foco puesto en el destino sino en el disfrute del camino. Nuestro leitmotiv será vivir el presente, el aquí y ahora, para ello caminaremos de forma contemplativa, recorriendo a paso slow de peregrino los alrededor de 100 pueblos y ciudades que jalonan el Camino del Santo Grial, pertenecientes a las provincias de Huesca, Zaragoza, Teruel, Castellón y Valencia

Sabemos que este camino de peregrinación, al contrario que el Camino de Santiago, no defiende la línea recta, sino que zigzaguea y se desvía para brindarnos la oportunidad de visitar  los lugares emblemáticos en los que estuvo escondida la Sagrada Copa desde el año 358dc cuando arriba a España: cuevas a ermitas rupestres, monasterios, iglesias y catedrales.

Por delante nos esperan enclaves tan enigmáticos como Santa Cruz de la Serós, el Monasterio de San Juan de la Peña, la catedral de Jaca… espacios mágicos impregnados del halo que el Santo Grial desprende.

“Caminante no hay camino se hace camino al andar”. Haremos caso a los versos de Antonio Machado y crearemos nuestro camino mientras disfrutamos de los paisajes del Pirineo, Prepirineo aragonés, de los valles de cereales, de la Huerta Valenciana y del mar que solo oleremos cuando nos acerquemos a las costas valencianas. Un camino muy completo que nos promete mucho románico y mudéjar, leyendas artúricas,  gastronomía de cuchara y de buenas gentes que estamos ansiosos por conocer. Y por supuesto mucho Amor, Paz y Conocimiento que son los lemas del mismo.

¡Empezamos! y estaremos encantados de que nos acompañes.

1.-Somport: Km 0 del Camino del Santo Grial

Nos encontramos justo en la frontera con Francia, tanto que casi podemos tocar el cartel que indica el final de la Galia, de la que nos despedimos con la mano porque nosotros debemos poner rumbo al sur.

Antes de iniciar la ruta nos tomamos un café bien caliente en el Albergue Aysa, un establecimiento de belleza rústica con bar y habitaciones, donde conseguimos información sobre la etapa que tenemos por delante, que coincide con el Camino de Santiago. Asimismo aprovechamos para sellar por primera vez nuestra credencial.  

Salimos al exterior y una corriente eléctrica nos recorre la espalda. Estamos a 1640 metros de altura pero sabemos que el escalofrío es más por nervios que por el aire de la montaña, así que nos ajustamos las mochilas y nos ponemos en marcha no sin antes realizar una breve oración en una bucólica capillita del Camino de Santiago, que parece ante nuestros ojos como un amuleto de suerte para los caminantes.

Empezamos justo en Somport, el famoso “Summus Portus” cómo así lo llamaban los romanos y que era uno de los puertos naturales que conectaban Hispania con el resto de Europa. Por aquí han pasado cientos de comerciantes que dejaban su peaje y también cientos de miles de peregrinos en busca de redención a sus pecados previa penitencia que concluiría ante la tumba de Santiago. 

Nuestro primer cometido es encontrar las señales del Camino de Santiago pues durante varias etapas las dos rutas coincidirán y las flechas amarillas serán nuestras mejores aliadas.

Alea Iacta est. La suerte está echada. Vamos a ver que nos depara esta peregrinación que sigue los pasos de esta Santa Reliquia viajera que de Jerusalén pasó a Roma y luego entró en España escapando de la persecución del Imperio Romano que todavía considerada el cristianismo una secta.

2.-Ruinas del Hospital de Santa Cristina

Pocos minutos después de iniciar la caminata nos encontramos con las ruinas del Hospital de Santa Cristina cuya historia despierta nuestro inmediato interés. Gracias a los paneles informativos de la DGA nos metemos en contexto y nos damos cuenta de la importancia del sitio:

En el Siglo XI, en mitad de un paraje inhóspito con frío, nieve y alimañas  se levantó el hospital de María Cristina para acoger a los peregrinos llegaban exhaustos y muchas veces malheridos. Su deseo fervoroso de rezar frente a la tumba de Santiago no era  suficiente y muchos, antes de llegar a la meta, morían de hambre, frío o falta de fuerzas.

El hospital de Santa Cristina se convirtió no sólo en enfermería sino también en hospedería de peregrinos. Tal fama alcanzó como hospital que se le consideró “Unum Tribus Mundi”, es decir uno de los tres hospitales más importantes del mundo, junto con el de Jerusalén y el de San Bernardo en Suiza.

Encontramos mención  de este hospital en el “Códice Calixtino Liber Sancti Iacobi” que está considerada como la primera guía de viajes. Aquí ya se nombraba esta parada como punto de cálida acogida y descanso.

A los peregrinos se les prestaba  alojamiento por un máximo de 3 días y se les ofrecía abundante comida, hasta un “vasico de vino” para levantarles el ánimo. Si fatalmente fallecían se les enterraba en el campo santo adosado a la capilla. Una vez reconfortados de alma y cuerpo proseguía su  camino a Compostela esperando que Dios, Santiago o incluso Santa Cristina velará sus pasos y perdonará sus pecados. Una vez reconfortados de alma y cuerpo proseguía su  camino a Compostela o de vuelta a sus lejanos hogares.

Por desgracia un voraz incendio devastó el hospital allá por 1808 dejando estas piedras como huellas de su existencia junto con todas las leyendas e historias de peregrinos que pasaron por este punto de importancia vital para la supervivencia.

Nosotros continuamos rumbo a Canfranc no sin antes dedicar un minuto de silencio a todos aquellos peregrinos que no lo consiguieron y que fueron reconfortados en este oasis cristiano. 

Y también, dedicamos un momento de oración, introspección o conexión con nosotros (llámalo como quieras) para encomendarnos a la fuerza del Santo Grial pidiendo protección para esta aventura que aquí empieza y que no sabemos como terminará.

3.-Estación de Esquí de Candanchú

Pasamos por un lateral de la estación de esquí de Candanchú, considerada como la estación más alpina del Pirineo por sus montes escarpados y picos agrestes. 

En estos montes se comenzó a esquiar en los años veinte del pasado siglo alcanzando fama e impulso a partir de la inauguración del tren de Canfranc en 1928. En 1934 se abrió el primer hotel en España dedicado específicamente a esquiadores, nos referimos al mítico hotel Candanchú.

A unos metros vemos sus telesillas, balanceándose vacíos porque estamos fuera de temporada y no hay nieve.

No entramos en el complejo deportivo porque hace poco que hemos comenzado la ruta y no necesitamos hacer aprovisionamiento ni siquiera descansar, aunque puede ser un buen punto logístico en caso de que algún peregrino haya sufrido algún percance y necesite atención. Junto a la estación se levantan bloques de apartamentos con sus consiguientes servicios para los esquiadores.

Si te encuentras bien, no te recomendamos que te desvíes sino que sigas hasta Canfranc Estación donde también podrás comer, comprar y descansar en un entorno inigualable con su famosa estación como telón de fondo.

Paisajes del prepirineo aragones

4.-Un paisaje espectacular de alta montaña

Transitamos por un espectacular paisaje de alta montaña que como discurre cuesta abajo no resulta muy cansado.  Caminamos prácticamente sin hablar abrumados por la belleza de la naturaleza que en este tramo de la ruta se presenta exuberante y grandiosa.

Estas cumbres regalan a sus gentes y visitantes, paisajes de película compuestos por barrancos, ríos, glaciares, bosques  y un verde lujurioso que anima a hacer fotos sin parar.

¿Sabías que el Pirineo Aragonés tiene registrados 188 picos de los 213 totales de los que consta todo el Pirineo? Muchas de estas cumbres están por encima de los 3000 metros.

La alta montaña aragonesa es también uno de los lugares del mundo con más interés biológico. Aquí se han registrado 3500 especies vegetales. Nosotros no somos expertos pero pudimos identificar abedules, abetos y sabinas …algunos de estos árboles son milenarios.

Conforme vamos descendiendo  nos encontramos con ricos pastizales con vacas, cabras y ovejas, guiados pastores acompañados por aguerridos mastines del Pirineo que desde lejos nos  ladraban para disuadirnos de cualquier intento de aproximarnos ¡Tranquilos que no tenemos intención de acercarnos!

5.-Canfranc, un mismo nombre para dos localidades

Nuestra siguiente parada será Canfranc pero cuál de los dos nos preguntamos porque hay dos localidades que comparten el mismo nombre pero distinto espíritu: Canfranc Estación y Canfranc pueblo.

El primero es una moderna localidad surgida por la construcción de la estación de ferrocarril que ofrece todos los servicios que un “turigrino” o un peregrino pueda necesitar. El segundo es un encantador pueblo de montaña, recatado, sencillo, muy auténtico.

Decidimos con buen criterio hacer un alto para comer y reponer fuerzas en Canfranc Estación donde hay una amplia oferta de restaurantes, bares y tiendas. Luego continuamos hasta Canfranc pueblo, donde pernoctaríamos en el que será uno de los mejores albergues que nos hemos encontrado en este Camino del Santo Grial y del que más abajo os hablaremos.

Canfranc Estación

¡Próxima estación Canfranc! y qué estación.

Si llegas hasta aquí te recomendamos muy mucho que no pases de largo pues se trata de una de las estaciones de tren más bellas de España, incluso podríamos decir que de toda Europa, la cual nos deja literalmente con la boca abierta pues destila un cierto aire novelesco como si estuviéramos codeándonos con la misma Ana Karenina.

La estación internacional de Canfranc está íntimamente ligada a nuestro país vecino y surge de la voluntad de unir Francia y España atravesando los Pirineos precisamente por Somport. Las obras se iniciaron en 1908 pero no sería hasta 1928 cuando se inaugurará la estación de la mano del rey Alfonso XIII y su homólogo francés, el presidente de Francia.

Sin embargo esta icónica estación presentó un gran problema: el distinto ancho de vía ibérico frente al europeo. Esto obligó a duplicar andenes, accesos y todos los servicios internos de la estación, de ahí seguramente su enorme tamaño. Tanto viajeros como mercancías debían hacer trasbordo al otro lado para continuar su viaje.

Nos ha llamado la atención descubrir que la estación tiene 365 ventanas, una para cada día del año. 

El edificio está construido con planta alargada y estructura simétrica siguiendo el modelo de la arquitectura palaciega francesa del siglo XIX mezclada con toques industriales y de art-decó donde el hormigón, la piedra, el hierro y el cristal cobran aquí mucha importancia.

Durante la Guerra Civil, el bando franquista cerró el túnel para impedir incursiones desde Francia pero sería durante la II Guerra Mundial cuando esta estación se abriría, volviendo a jugar un papel importante en la historia.

Cuando Francia cayó ante el poder nazi volvieron a circular trenes por Canfranc pero esta vez en doble dirección. Por un lado Franco mandaría wolframio gallego hasta Alemania, devolviéndole de esta forma la ayuda que Hitler le prestó durante la guerra civil y en sentido contrario llegaron trenes con oro desde el país germano.

Tras el periodo bélico, la estación cayó en desuso y ya no recuperaría jamás su esplendor pasado, clausurándose entre 1945 y 1949 por desavenencias políticas con el gobierno francés.

Actualmente está siendo sometida a un intenso proceso de rehabilitación que promete convertir la histórica estación en un espacio lleno de vida con zonas de ocio, comercios, restaurantes etc.  Esta estación acoge también un hotel de 5 estrellas de la Cadena Barceló que evoca el esplendor de las estaciones del siglo XIX y XX. Asimismo se pretende recuperar la circulación de trenes.

La estación se puede visitar por fuera y también contratarse una visita guiada de unos 40’ de duración donde se explica toda la historia. Os recomendamos reservar la visita previamente:  web reservas

Canfranc Pueblo

Canfranc es un pequeño pueblo de montaña, con esa arquitectura de piedra y pizarra típica del Pirineo aragonés que le confiere un encanto de sobria y tranquila belleza. No recibe tantos visitantes como Canfranc Estación y esto le confiere incluso más autenticidad.

Esta localidad parece que surge alrededor del siglo XI por el tránsito de peregrinos que por aquí pasaban en su camino a Santiago.

Lo que más nos impacta de Canfranc pueblo es el albergue de peregrinos de Elías Valiña

Este albergue está dedicado a Elías Valiña, conocido también como el párroco de O Cebreiro, que es considerado el padre inventor de la flecha amarilla y uno de los grandes impulsores del Camino de Santiago. Tras darse cuenta del mal estado en que se encontraba el Camino francés organizó a varias personas e inició su rehabilitación introduciendo las famosas flechas amarillas.

Situado en la antigua casa del párroco, el edificio ha sido rehabilitado integralmente proporcionando al peregrino un estándar de confort y calidad superior al resto de albergues que hemos visto en el Camino de Santiago y en el del Santo Grial.

El edificio consta de 3 plantas con ascensor, zonas de descanso, cocina, lavadoras y secadoras, literas con enchufe y luz individual… en definitiva un auténtico regalo para el peregrino cansado que solo tendrá que dejar un donativo a su criterio.

Al lado del albergue hay un pequeño bar de tapas con horario un tanto irregular: Bar el Mentidero, que es una buena alternativa por si no te apetece cocinar en el albergue.

Acabamos la ruta con el corazón lleno de paisajes de alta montaña que huelen a pastos frescos y a nubes, con la imagen de una estación cinematográfica que nos traslada a la novela de Tolstoi y con un albergue de lujo que nos permite dar gracias por las bondades del Camino.

¡Seguiremos contando nuestra aventura que sigue dirección Jaca! Mientras tanto, nos despedimos de tí con el saludo oficial del Camino: PAZ Y AMOR CONTIGO/LUZ EN EL CAMINO.

6.-Datos de Interés para el Peregrino del Camino del Santo Grial

RESUMEN DE LA RUTA

11′,2 km. Etapa genuinamente pirenaica, de gran belleza paisajística y de baja dificultad.

(Es cierto. Se trata de una ruta muy corta, sin embargo la recomendamos así ya que primero hay que ir de Jaca a Somport en autobús con la pérdida de tiempo que ello conlleva. Además Canfranc Pueblo ofrece uno de los mejores albergues del camino con que nos hemos encontrado. Algunos peregrinos de Santiago hacen de un tirón Somport-Jaca pero en nuestra opinión es un trayecto demasiado largo (aprox 32 km) que no te permite disfrutar de la belleza del entorno ni de los puntos grial que aparecen en el Camino. Cualquier otra parada implica pagar hotel o casa rural. Con esta propuesta, el peregrino puede usar albergues en la etapa 1 y 2)

Check Points:

  • Puerto fronterizo de Somport
  • Ruinas del Hospital de Santa Cristina
  • Canfranc Estación: visitar exteriores de la estación
  • Canfranc Pueblo

CÓMO LLEGAR A SOMPORT DESDE JACA

Lo más económico y práctico es coger un autobús en la Estación de Jaca: Línea Jaca-Astún. El trayecto es de aprox. 35 minutos y en 2024 costaba 1,35€. Para ver horarios pichar aquí

SOMPORT

CANFRANC ESTACIÓN

CANFRANC PUEBLO

SOLICITUD CREDENCIAL DEL PEREGRINO

Puedes apadrinar kilómetros de nuestro proyecto, descubre como hacerlo aquí: Proyecto EL CAMINO DEL SANTO GRIAL

By Cristina Monzon Marti

De pequeña ya soñaba con conocer mundo. Mientras otras niñas jugaban con muñecas, yo me imaginaba enrolándome en la caravana de un circo que recorría los pueblos de España. Luego fui todavía más osada y me vi sobrevolando las geografías del mundo en un globo blanco y rojo desde el que saludaba a los enraizados a la tierra. ¡Os lo contaré todooooo! Prometí mientras mi voz se perdía entre las nubes. Hacerse adulta me obligó a dejar atrás algún sueño pero nunca abandoné mi amor por los viajes. Más tarde descubrí que también me apasionaba contar historias. ¿Por qué no casar estas dos pasiones? Ahora siento que soy una embajadora de destinos. No por título ni honores sino por puro placer de descubrir rincones únicos y poder trasladarlos al salón de tu casa con el deseo de inspirarte, a que un día (no muy lejano espero), puedas conocerlos en primera persona.