Cartago, ciudad de pequeños encantos

Teleaire visita Cartago, en Costa Rica, a 24 kilómetros de San José, la capital nacional. Descubrir los detalles, escondidos en la flora y fauna tan coloridas: entre iglesias, paseos, carretas artesanales, y un volcán. Todo eso y mucho más, promete este viaje.

Cartago es una pequeña ciudad ubicada en el centro de Costa Rica. Fue la capital del país hasta 1823, por lo que allí se encuentra la mayor concentración de edificios coloniales costarricenses.

La ciudad ocupa casi todo el Valle del Guarco, cuya altura sobre el nivel del mar es de 1400 metros. Desde allí, crecen algunas elevaciones características de la zona. Una de ellas, es el volcán Irazú, mundialmente reconocido, y digno de ser visitado.

Uno de los paseos habituales consiste en conocer la Basílica Nuestra Señora de los Ángeles, que ofrece la estética colonial. De la misma manera, la iglesia de Santiago Apóstol resulta otro atractivo de este destino que reúne diversas posibilidades en poco más de 287 metros de superficie.

El mirador Orosí es otro punto destacado de la propuesta cartaginesa, ya que permite tomar fotografías de todo el valle. Desde allí, es posible dirigirse al Parque Nacional Tapantí, sobre la ruta Paraíso, una de las más de 200 zonas protegidas de Costa Rica. La belleza natural del lugar es imponente.

Por supuesto, lo que destaca como exponente natural en la zona es el volcán antedicho, Irazú, que da nombre al parque nacional del mismo nombre. Técnicamente, es un estratovolcán activo, cuya cima alcanza los 3472 metros. Impresiona la cercanía con este gigante cuya actividad es efectiva.

Además de restaurantes que ofrecen cabalgatas y rafting, Cartago posee una hermosa fábrica de carretas artesanales, que trabaja a puertas abiertas. Sus artesanos muestran su trabajo diario a los visitantes, y el paseo incluye la posibilidad de colaborar en el armado de una típica carreta, orgullo cartaginés. Nada despreciable.