En los días posteriores a la muerte de Frida, Rivera donó al gobierno mexicano la casa para que se convirtiera en museo, un recorrido que lleva a conocer las recámaras de la pintora, cocina, estudio y 10 salas de exposición. Se pueden apreciar algunas de las obras más conocidas de la pintora, como su primer autorretrato, la pintura Viva La Vida o el retrato que hizo a su padres, además de ver su caballete, su colección de muñecas, caminar por los jardines y empaparse de los ambientes que inspiraron a Frida. Además, dentro del museo se encuentra la urna que contiene las cenizas de la artista.

Personajes históricos, misterios y pasiones forman parte de la vida de esta finca en el corazón de Méxido DF. Ubicada en la colonia Coyoacán, las razones para pasear por rincones y pasillos son muchas, las cuales convierten al recinto cultural en uno de los más concurridos en la capital mexicana. Aquí nació y murió la afamada Frida Kahlo, en un espacio lleno de talento bohemio y polémica. Se dice que ella escogió pintar la casa de azul para ahuyentar a los malos espíritus.

Frida recibió en su casa a varios amigos escritores, directores de cine, médicos y políticos, entre otras personalidades, como León Trotsky y André Breton. Uno de los misterios más llamativos fue revelado en el 2004, cuando fue abierto luego de 50 años, revelando una colección de docuemtnos, fotos, librosvestidos y otros objetos personales de Frida Kahlo.

Publicado por Alejandro Martínez Notte

Vivo el presente con alegría y lo comparto, Creo que cada segundo es irrepetible y vale la pena cada instante vivido. Porque lo importante no es el destino, si no el camino. Disfruto de improvisar a cada instante, sabiendo que tanto lo bueno como lo malo, pasa. Todo pasa.

Únete a la conversación

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Me encantan las casas museo, son lugares en los que no sólo encontrar una exposición más o menos fría de obras, sino en los que se puede palpar la presencia de quien vivió allí, quien eligió los libros, durmió en una cama o paseó por un jardín. Una manera única de acercarse a un personaje único como Frida.

  2. Me encanta!! Adoro a Frida y visitar su casa es uno de mis grandes sueños viajeros! A ver si lo puedo cumplir prontito 🙂