Cómo reciclar: Una casa hecha con botellas

La construcción de viviendas con materiales reciclables es un recurso muy utilizado en África y Centroamérica. Las botellas de vidrio y de plástico funcionan como el reemplazo ideal de los tradicionales ladrillos, aportando un cuota de diseño y mejorando el medio ambiente. La proyecto PET como lo llaman muchos le otorgó hogar a muchas familias necesitadas del mundo, pero además se trata de una innovadora idea que puede salvar a nuestro planeta.

Afortunadamente el ingenio de muchas personas se puso al servicio del reciclado de botellas de plástico y no de cualquier forma de reciclaje, sino aquel que genera algo útil. Las casas recicladas son tendencia en la actualidad en muchos territorios de América Latina. Este nuevo emprendimiento demuestra la creatividad y el talento de muchas personas que todavía se hacen de recursos que ayudan al medio ambiente.

Ingrid Vaca Díez (Abogada, Administradora de Empresa y Auditora) decidió aceptar el desafío de construir casas de botellas y otros desechos, pero dignas para familias que viven en extrema pobreza. Además de presentar una fuerte resistencia, estas casas incluso llegan a innovar diseños únicos.

¿Cómo se construyen las casas de botellas?

Se rellenan con arena las botellas plásticas y se pegan con una mezcla hecha en base de arcilla y cemento, con la finalidad de que tengan firmeza y duración. Se utilizan 81 botellas de dos litros para la construcción de un metro cuadrado. Un número bastante elevado, pero una cifra escasa si tenemos en cuenta la cantidad de botellas que son desechadas a la basura por día. Tras la conformación de las paredes, se construyen columnas destinadas a brindarle estabilidad a la construcción. Estas también son realizadas con botellas y cemento. Algunos también llegan a improvisar la construcción con botellas de vidrio, un toque que le aporte un diseño único a la vivienda, ya que las mismas botellas pueden utilizarse como trama para la pared:

 

En un mundo donde se tiran a la basura más de 22.000 millones de botellas al año, la utilización de este material como soporte para la construcción resulta una idea tan novedosa como necesaria. El plástico PET que es utilizado en las botellas tarda 700 años en en desgradarse, lo que la convierten en un material ideal para la construcción de viviendas. A su vez las características curvas de las botellas permiten crear un sin fin de diseños, como puede verse en algunas de las fotografías:

Se utilizaron 10.000 botellas de dos litros, 3.000 de 600 ml y 3.000 botellas de vidrio para edificar el living, comedor, cocina, dos dormitorios y un baño. En Nigeria, como marco del proyecto de Christopher Vassiliu de la ONG Development Association for Renewable Energies (DARE) se comenzaron a construir viviendas con materiales reciclados para los más necesitados. Utilizando un promedio de 7.000 botellas por vivienda, se llevaron a construir casas de 58 metros cuadrados. Se especula que el coste total es un tercio menor al valor que tendría construir la vivienda con ladrillos tradicionales.