monemvasía-aérea
Grecia Qué Curioso

Disfrutar del idilio de la Monemvasía

en
10/07/2018

Es fantástico que una pequeña isla en el Peloponeso, tenga un puente como única conexión con el continente. Y más interesante es, enterarse de que ese puente fue construido por miembros del imperio Bizantino, casualmente con el objetivo de controlar, durante la baja Edad Media, el tránsito desde y hacia la isla.

puente-de-monemvasíaPor su ubicación estratégica, y por sus hermosas cualidades estéticas, Monemvasía, de tan solo 947 kilómetros cuadrados, pasó de mano en mano desde la Antigüedad hasta, al menos, 1823.

En más de mil años, esta parte de Grecia fue controlada por el Imperio Romano y el Imperio Turco – Otomano, sucesivamente, hasta la Guerra de la Independencia griega, que selló definitivamente el destino de la pequeña isla, en 1823.

ciudadela-monemvasíaLo que hay para ver, en esta lengua de tierra rodeada del agua turquesa del mar Egeo, que mira de cerca a Turquía, es un frondoso patrimonio histórico, compuesto por murallas que rodean casi todo su perímetro; una mezquita construida dentro de su propia plaza, en el centro mismo de la isla; y una ciudadela renacentista, dentro de la cual sigue en pie la Iglesia de Santa Sofía, que tiene poco menos de mil años.

Además, por supuesto, sus playas son encantadoras. La infraestructura hotelera ofrece propuestas varias, pero el nombre que resuena, a la hora de descansar, es el de Playa Plitra: arena tostada cuyo tono hace juego con el agua azul celeste. De fondo, las construcciones que recuerdan toda la historia de Occidente, dan el marco perfecto.

Los servicios ofrecidos por los hoteles, más la calidez del Egeo en esas latitudes, hacen de Plitra una playa perfecta para compartir en familia. De hecho, los niños lo pasan de lo mejor, porque casi no hay oleaje, y la arena no presenta rocas que puedan lastimar lo pies.

playa-monemvasíaPara más datos, hace años que las playas de Monemvasía presentan la famosa bandera azul, que se otorga a esos lugares que cumplen con ciertos requisitos de confort y cuidado del medio ambiente.

Sin dudas, esta partecita del Peloponeso pondrá al viajero en la agradable disyuntiva de tener que elegir, cada día que pase allí, entre deleitarse conociendo su historia, o sumergirse en sus aguas de encanto. Envidiable elección.


El encanto de un país cuyo nombre suena siempre a belleza, historia, y ensueño. En este compacto, Alejandro Martínez Notte recorre Grecia, sin dejar el Peloponeso por visitar.

No hay un sólo sitio que no provoque el deleite.


 

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ALEJANDRO MARTINEZ NOTTE
Oviedo, España

La vida es una sola y decidí disfrutarla siempre en movimiento. Les comparto mis experiencias de viaje en este espacio y en las redes sociales ¡Nos vemos en el camino!

Civitatis
PayPal
Airbnb
Air HelpAir Help
Booking.com