ecoparque
Otra de las experiencias que no olvidaremos de nuestra estadía en Ecuador, es la visita al Ecoparque Monte Selva. Desde acampar en medio de los árboles y compartir un tradicional fogón con la comunidad indígena amazónica del lugar, hasta disfrutar de la piscina en forma de orquídea, de 1,20 de profundidad máxima, una temperatura promedio de 24º y un Acuabar para degustar cócteles, todo es posible en Monte Selva.

Sin dudas, el Ecoparque está pensado para que grandes y chicos disfruten plenamente de sus días en Monte selva. Y logra éste objetivo con creces. Entre los servicios con los que cuenta el complejo, se encuentra el restaurante que, con su original forma octogonal, brinda una vista panorámica del frondoso bosque amazónico que lo rodea y de la piscina que, iluminada por las noches, enmarca cualquier cena como si de un cuento de hadas se tratase; funciona también como Centro de Eventos o Seminarios y tiene capacidad para albergar a 250 personas. Entre los platos que ofrece, sobresalen las carnes blancas y rojas finamente sazonadas, alimentos amazónicos como yuca, plátano, papa china, palmito, araza, guayaba, piña, tilápia, jengibre, ajo de la selva y otras especias exóticas. Además, cuenta con una Heladería, Karaoke, juegos electrónicos para los más chicos y una mesa de billar para los mayores. También el Spa Shamánico, una construcción de forma circular hecha en madera, paja y piedra y enclavada en medio de la selva amazónica, resulta el lugar ideal para relajar el cuerpo y la mente por medio de la “Geoterapia Monte Selva” a base de barro, agua, calor, vapor y plantas medicinales. Y para depurar nuestros organismos, nada mejor que la Casa de vapor, que gracias a su gran ionización, llena de energía y rejuvenece a la vez, eliminando el cansancio crónico, los problemas reumáticos, prostáticos, artríticos, hepáticos, digestivos, circulatorios y pulmonares, entre otros.

Y con cada nuevo amanecer en el Ecoparque, la vista de las nieves eternas en lo más alto de los volcanes Sangay y Altar, es un espectáculo inmejorable. Ya durante el día, las propuestas para realizar son múltiples y muy atractivas: se puede practicar Canopy y conocer los árboles ecuatoriales desde arriba a través de los “Senderos en el aire”, “volar” en tarabitas individuales a 200 metros de altura por encima de las piscina hasta llegar al bosque amazónico mismo, recorrer el “Refugio de Vida Silvestre Zoohogar”, un lugar en donde los animales autóctonos que han sido víctimas del tráfico ilegal o del cautiverio, recuperan su vitalidad y son liberados en el “Corredor de Vida”, las más de 5.000 hectáreas de bosque amazónico colindantes con el Ecoparque.

Todas éstas y muchas otras, son las alternativas que brinda el Ecoparque Monte Selva para conocer y disfrutar del bosque amazónico, de sus habitantes, su flora y fauna autóctonas, y lograr una armonía plena entre mente, cuerpo y alma que, sin dudas, representa una experiencia imperdible que, una vez que concretemos, querremos volver a vivir.

Click aquí para ver el capítulo anterior: El Pailón del Diablo

Click aquí para ver todos los videos hasta el momento de nuestro recorrido por Ecuador.

Algunas imágenes de este recorrido:

Agradecimientos:

– A Pilar Medina de Calderón, propietaria de Hostería Monte Selva, en la ciudad de Baños de agua Santa por su cálida compañía y a todos los que allí trabajan por su cordialidad y buena atención.
http://www.monteselvaecuador.com/hosteria.htm

– A Guido Calderón que nos acompañó por todo el recorrido de este precioso destino que es Baños de agua Santa, con la mejor predisposición y permitiendo que siempre estemos “más que a gusto” en cada paraje. Es recomendable visitar su emprendimiento que en poco tiempo se convirtió en uno de los medios turísticos más importantes no solo del país si no también de la región, denominado Traffic Newshttp://trafficnews.ec

– A toda la familia de FITE por su confianza y particularmente en esta etapa del viaje a Jonathan Tinoco y Gustavo Cedeño.

Ubicación satelital de la hosteria Monteselva desde donde se realiza el viaje hasta el Ecoparque que se encuentra en medio de la selva ecuatoriana amazónica:

By Alejandro Martínez Notte

Vivo el presente con alegría y lo comparto, Creo que cada segundo es irrepetible y vale la pena cada instante vivido. Porque lo importante no es el destino, si no el camino. Disfruto de improvisar a cada instante, sabiendo que tanto lo bueno como lo malo, pasa. Todo pasa.