La_Mancha

El Quijote en La Mancha española

«En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…», así empieza la obra más emblemática de la literatura española. Los escenarios de esta genial historia se pueden recorrer en Castilla La Mancha, al sureste de Madrid.

Cuando Miguel de Cervantes escribió El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha en el siglo XVI seguramnet no imaginaba que su obra se convertiría en un hito de la literatura española. Con mucho ingenio y audacia describió la vida de un caballero castellano enamorado de Dulcinea que seSan enfrenta a gigantes y molinos en compañía de su fiel Sancho Panza. Las aventuras surgidas de su imaginación dan lugar a una novela de referencia que nunca pasa de moda.

En Castilla La Mancha, región española situada el sureste de Madrid, existe una ruta turística conocida como La Ruta del Quijote. Hay que elegir qué lugares visitar porque abarca 2.500 kilómetros y atraviesa 148 municipios. Ha sido declarada Itinerario Cultural Europeo.

Plaza_Don_Quijote

Se compone de 10 tramos, y en muchos de ellos se puede combinar la visita de pueblos con encanto y espacios naturales de gran interés. Entre los caminos más conocidos figura el de Toledo-San Clemente. A lo largo de 250 kilómetros se visita la capital manchega, declarada Patrimonio de la Humanidad y Campo de Criptana, el escenario de la lucha entre El Quijote y los molinos, que en su imaginación se convertían en amenazadores gigantes. De paso por El Toboso se descubren los lugares que inspiraron la residencia de Dulcinea, el amor imposible del hidalgo. Argamasilla de Alba es el lugar donde se dice que Miguel de Cervantes empezó a escribir su obra.

Calle_Don_Quijote

Los pueblos de la ruta salpican paisajes que van cambiando de áridos y amarillos a verdes y dominados por las lagunas, como las del Parque Nacional de Lagunas de Ruidera. Otro aliciente para recorrer este itinerario es la gastronomía manchega, acompañada de los buenos vinos de la zona. Para los gustos más exquisitos, el alojamiento en cualquier Parador es el complemento ideal a la hora de descubrir la atmósfera de la obra española más universal.