pozos de gua mayas en Yucatán

En Yucatán hay piscinas mayas

Todo el misterio que supone descubrir accidentes geográficos producidos durante miles de años. Eso buscan los turistas al elegir la península mexicana de Yucatán, como destino de viaje. En esta nota, Teleaire se sumerge en estas piscinas mayas.

La península de Yucatán es una pequeña porción de tierra ubicada al sudeste de México. De hecho, se la toma como punto de referencia para distinguir entre América del Norte, y Centroamérica, comenzando con el Caribe.

xenotes en yucatán

Es allí donde, no hace mucho, turistas y viajeros de todo el mundo comenzaron a descubrir los famosos cenotes, o xenotes: pozos de agua, en lengua maya. Se trata de verdaderas piscinas de agua dulce, totalmente naturales, formadas a lo largo de milenios.

Para los mayas, los cenotes eran sagrados. El más famoso de ellos, probablemente sea el de Chichén Itzá. Posee 60 metros de diámetro, y su depresión llega a 13 metros de profundidad. Este pozo, como los demás, era considerado uno de los lugares en los que comenzaba la vida. De allí que los mayas los respetaran tanto.

Actualmente, es posible sumergirse en cualquier cenote, o navegarlo en pequeños botes, y pasar de uno a otro, porque habitualmente se encuentran interconectados. Es que la forma en que se producen, comienza con depresiones del suelo que forman cavernas subterráneas, que, por efecto de la lluvia, se llenan de agua.

Pero luego, con el paso de los años y las centurias, la piedra caliza, que compone el suelo en toda la región, se va deteriorando hasta romperse. Es en ese momento cuando se forman los cenotes a cielo abierto, que suelen ser los más elegidos por los viajeros a la hora de zambullirse.

xenote en Yucatán, México

Hay miles de cenotes en la península de Yucatán. Pero no todos son iguales: algunos, ofrecen agua cristalina, que invita a darse baños o hacer snorkeling. Otros, en cambio, si son subterráneos y oscuros, a menudo están llenos de vegetación, y no son tan propicios para el disfrute.