Lo llaman Kliluk y se encuentra en la ciudad de Osoyoos, al sur de Okanagan Valley (interior de la Columbia británica).

Además de ser uno de los lagos más extraños en apariencia, las aguas del lago Kliluk son famosas por sus extraordinarias propiedades curativas. Una leyenda de la región dice que durante una guerra entre dos tribus nativas los enemigos pidieron una tregua acordada, en la cual ambos bandos bañaron a sus guerreros en las aguas del lago para curarlos.

Su alta concentración de minerales produce las llamativas manchas que caracterizan su aspecto. Durante el verano el lago Kliluk adopta una apariencia que parece sobrenatural, cuando el agua del lago se evapora y quedan al descubierto grandes manchas azules y verdes.

Publicado por Alejandro Martínez Notte

Vivo el presente con alegría y lo comparto, Creo que cada segundo es irrepetible y vale la pena cada instante vivido. Porque lo importante no es el destino, si no el camino. Disfruto de improvisar a cada instante, sabiendo que tanto lo bueno como lo malo, pasa. Todo pasa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.