La mina de Naica se encuentra en el pueblo que lleva su mismo nombre, situada al sur de la ciudad  de Chihuahua. Es la mina productora de plomo más importante de México. Su nombre significa “lugar sombreado”.

El primer descubrimiento minero ocurrió en 1794, pero con la Revolución Mexicana las actividades cesaron y esto casi conllevó la desaparición del pueblo. En 1928 se comenzó a explotar la mina nuevamente y se descubrió la Cueva de las Espadas, donde se hallan grandes cristales de selenita de hasta diez metros de longitud y un metro de ancho, como se puede ver en la foto de Paul Williams.

Las cuevas se descubrieron de manera accidental ya que para explotar el mineral se necesitaba extraer agua caliente por un sistema de bombeo: este sistema drenó el agua y así se descubrió este gran tesoro.

La cueva se encuentra a 300 metros bajo tierra. Estos enormes cristales dan lugar a una vista fantástica donde el hielo y las altas temperaturas se combinan en un paisaje que no parece real.

La foto de portada pertenece a Paul Williams.

Publicado por Noelia Ortmann

Estudiante de comunicación social en UBA, apasionada por los deportes y los viajes. 25 años. Periodista Deportiva. Futura Com. Social en UBA.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.