La Barcelona de Gaudí

El exponente máximo del modernismo catalán fue trazando a través de su carrera su interpretación personal de Barcelona, con un sentido innato de su caracter orgánico representado a través de la geometría y el volumen. Recorrer la ciudad es descubrir un poco más acerca del artista, cuya visión continúa siendo el verdero espíritu de Cataluña.

La magia de Cesky Krumlov

Los 40 edificios del complejo palaciego de esta ciudad checa componen el recinto medieval más importante de la Bohemia después del Castillo de Praga. Desde lo alto este complejo ofrece estupendas visitas de la ciudad antigua que se construyó al otro lado del río Moldava. La visita es la excusa para sentirse en otra época al cruzar el puente medieval y deambular por las románticas calles adoquinadas: es tan romántico que el viajero no puede sino enamorarse de las fachadas, los rincones y la gente.

Contrastes nórdicos en Copenhague

La capital danesa es una interesante mezcla del clasicismo más sereno y la modernidad más efervescente. De tamaño humano, se presta a ser descubierta caminando o en bicicleta mientras se disfruta de los distintos ambientes y el cuidado entorno, mezclándose con los locales junto a cualquiera de los canales en cuanto sale algún rayo de sol.

Buen tiempo asegurado en el sur de Portugal

El Algarve portugués no sólo atrae a mucha gente mayor del norte de Europa sedienta de buen tiempo durante todo el año. Las rutas de senderismo en torno al cabo de San Vicente, los pueblos pesqueros y los buenos precios se añaden a un atractivo que protagoniza cualquier visita de la costa o del interior: la excelente gastronomía del sur de Portugal.

TanTan: La puerta de entrada al Sahara en Marruecos

Fotografías de la región conocida como La Puerta del Sahara. Aquí, la inmensidad de las dunas de arena se transforma en un paisaje infinito de desierto de piedra que culmina en el océano Atlántico. Sus habitantes, aún fieles a sus costumbres, defienden sus tradiciones ante un futuro incierto.

Postales de Praga

Un breve recorrido fotográfico por lugares muy conocidos y otros no tanto de la capital de la República Checa. La ciudad alberga un patrimonio arquitectónico único que la pone entre las favoritas de europa entre viajeros y turistas de todo el mundo. Ubicada a orillas del Río Moldava, conserva el espíritu de los siglos pasados, celosamente custodiado desde el horizonte por la silueta imponente de su Castillo.

El otoño en la Patagonia argentina

A través de esta galería recorremos de norte a sur parte de la Patagonia Argentina durante el otoño, desde Junín de los Andes a Bariloche, pasando por San Martín de los Andes, el circuito de los Siete Lagos, Villa La Angostura y el lago Nahuel Huapi. La cultura mapuche se junta con Europa, todo bajo el reinado de las mil tonalidades de verdes, rojos y naranjas.

Machu Picchu, la magia hecha piedra

Uno puede haberlo visto millones de veces en fotos o en la televisión, pero solo allí se puede percibir la atmósfera tan especial de este lugar, sobre todo cuando cae el sol. Sublime, magnífico, único, imponente, misterioso… un lugar obligado para cualquier viajero que quiera comprobar en persona a qué se parece una maravilla.

El paraíso de la fotografía animal se llama Tortuguero

Tortuguero es uno de los parques nacionales más conocidos del caribe por la preservación y cuidado de las tortugas verde y baulas. Pero en esta región al noreste de Costa Rica pueden hallarse además de estos otros muchos animales que fascinarán al viajero y sobre todo al amante de la fotografía.

Norte de Italia

Un recorrido por Milán, Bérgamo y Verona sirve para combinar la elegancia de la primera, el carácter provincial de la segunda y la magia histórica de la tercera. Si se quiere añadir uno de los lagos en el viaje, el de Como es el más visitado.

Escocia, pura magia celta… y más

El país de las ruinas, de los vestigios celtas, de los valles inmensos, de los millones de verdes y grises, de las islas del norte donde parece que el tiempo se para y observa al mar… tiene hasta playas paradisíacas. Es un destino que no hay que perderse.

Detalles de Lisboa

La capital portuguesa es ideal para perderse. Descubrir las siete colinas que la componen significa inevitablemente subir cuestas. Y la recompensa no solo está arriba, también de camino. Salvar las alturas en el tranvía o los elevadores es otra de las experiencias que amenizan el camino, como las paradas culinarias para degustar el riquísimo bacalao o el licor de guindas. Lisboa es subir y bajar. Y es un placer.