Hay cataratas de sangre en la Antártida

Se trata de un fenómeno natural provocado por óxidos de hierro. Científicos de todo el mundo estudian cómo se produce exactamente.

En un principio los especialistas creían que se trataba de una especie de alga roja que crecía sobre los glaciares. Con el tiempo descubrieron que en realidad la tonalidad rojiza que adquiere la caída del agua en ese tramo se debe a la presencia de óxidos de hierro.

Se cree que algunas bacterias que habitan este pequeño ecosistema tienen más de 2 millones de años.