[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=-vG32olSFVk&eurl=http%3A%2F%2Fwww%2Eyoutube%2Ecom%2Fuser%2Fmochiladeviaje&feature=player_profilepage[/youtube]

Ya durante el viaje, Carla nos había adelantado que lo que veríamos no era ni más ni menos que los restos arqueológicos de una cultura preincaica sumamente importante para el patrimonio cultural e histórico del Perú, como lo es la cultura Mochica.  Pero como dice acertadamente el refrán, «una imagen vale más que mil palabras»… y creo que recién cuando estuvimos ahí, observando, de frente, perplejos en la inmensidad de ese terreno arenoso, casi desértico, ante esas imponentes huacas que pasan sin dudas inadvertidas para el más común de los transeúntes pero que, sin embargo, guardan innconmensurables fragmentos de la historia viva del Perú… sólo en ese momento, comprendimos la dimensión de nuestra visita al lugar.

 

Según nos contó nuestra guía, las Huacas del Sol y de la Luna, o Huacas de Moche, fueron uno de los centros ceremoniales más importantes de la cultura Mochica.  Eran la capital de los Moches, una civilización anterior a la Chimú que se desarrolló en la fortaleza de Chan Chán, a pocos kilómetros de allí… pero sobre los Chimú hablaremos en nuestro próximo destino.

Lo cierto es que las construcciones de las Huacas del Sol y de la Luna son tan imponentes, en cuanto a dimensiones y a riqueza histórica y cultural preincaica, que aún hoy las excavaciones y los trabajos arqueológicos en el lugar no han finalizado… más aún, no parece que fueran a terminar en lo inmediato, ya que cada nuevo y meticuloso procedimiento de recuperación lleva a un nuevo hallazgo y así, la historia Mochica sigue sorprendiendo y maravillando al más astuto de los estudiosos, pero también al pueblo peruano que se reconoce y vive, ayer y hoy, en y por, ese pasado, y al mundo entero que espera cada nuevo descubrimiento.

Sin dudas, parte del pasado y del presente peruano se mezclan y se «respiran» en las Huacas de Moche, y las convierten en un lugar imperdible de conocer en el norte del Perú.

Agradecimientos particulares:

Cámara y Producción: Alejandro Martínez Notte
Redacción: Maricel Bat

Publicado por Alejandro Martínez Notte

Vivo el presente con alegría y lo comparto, Creo que cada segundo es irrepetible y vale la pena cada instante vivido. Porque lo importante no es el destino, si no el camino. Disfruto de improvisar a cada instante, sabiendo que tanto lo bueno como lo malo, pasa. Todo pasa. Ver más entradas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salir de la versión móvil