La Habana, una auténtica Cuba te espera

Hoy les contaremos de nuestra experiencia en la ciudad de La Habana, la bonita capital cubana, que con sus reminiscencias coloniales en cada vuelta de esquina, muestra orgullosa su historia, su presente, su cultura y su tradición, a todo aquél que visita la mayor de las Antillas.

lahabana-cuba
Habíamos salido horas después del mediodía desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza en un vuelo de la Compañía Cubana de Aviación, con destino a La Habana; y apenas pasada la medianoche, pisamos por primera vez el suelo de un país que nos recibió de la mejor manera, y del que nos llevamos las más lindas imágenes y anécdotas de viaje, como las que compartimos con Ustedes en éstas líneas.

Durante nuestra estadía en la capital de Cuba, nos alojamos en el Hotel Meliá Cohiba, en pleno centro de La Habana; muy cerquita de él, por no decir “cruzando la calle” en diagonal, se encuentra el Malecón de la ciudad, un boulevar que recorre la costa hasta el barrio de Miramar, del otro lado del río Almendrades, y que, según pudimos ver, es punto de encuentro de grandes y chicos, pero sobre todo de los más jóvenes que se reúnen en él para pasar acompañados las calurosas tardes a las que toda Cuba está acostumbrada, por su cercanía con el Trópico. También es un lugar ideal para caminar y contemplar la ciudad desde la costa, con el murmullo insistente de las olas golpeando contra el paredón.

cuba-malecon-lahabana

Recorrer La Habana es reconocer su pasado colonial en cada una de sus construcciones, en sus museos bien conservados, como el Municipal y el de Arte, en sus callecitas adoquinadas, en sus monumentos construidos en los siglos XVI y XVII, en su pintoresca Plaza de Armas, y también en la de la Catedral San Cristóbal, de estilo barroco, para mucos, el conjunto arquitectónico colonial mejor conservado de toda América Latina, en la Plaza de la Revolución… No sin razón la Unesco declaró al centro histórico de la ciudad, conocido hoy como la Habana Vieja, “Patrimonio de la Humanidad”. Y es que en ella todo posee un significado histórico y cultural invalorable.

Pero La Habana son también sus fortificaciones, construidas para defender a la ciudad de los piratas, como las fortalezas de la Fuerza, la Punta y el Morro, es también su gente alegre, su música festiva, es el colorido de su vestimenta y el humo del tabaco, y es también el sabor del ron.

Justamente, en nuestro recorrido por la Habana Vieja, conocimos el Museo del Ron Havana Club, un complejo turístico cultural que promueve a través del producto la cultura cubana en el mundo entero, y en donde pudimos ver cómo se elabora ésta bebida tradicional de Cuba que es famosa internacionalmente.

Y así fue la experiencia de nuestro primer contacto con la cultura y la sociedad cubana, con el ayer y el hoy de una ciudad que vive a un ritmo, quizás, distinto al del resto del mundo, y que funda, justamente, en esa diferencia la originalidad que la convierte en un destino único e inabarcable en palabras.

Para los que no tienen la posibilidad de viajar a La Habana, esperamos, con respeto, haber sido lo más descriptivos posibles en nuestro afán de mostrar los atractivos de ésta ciudad; y para quienes sí la tengan, les recomendamos no dejar pasar mucho tiempo y programar el paseo. En ambos casos, ojalá ésta crónica haya conseguido transmitirles lo esencial del espíritu de la capital cubana.

Agradecimientos:
– Al Director de la Oficina de Turismo de Cuba para América Latina, Luis Felipe Aguilera Gutierrez por todo el apoyo que nos otorgó el y la oficina para hacer nuestro trabajo.

– A Yoanki Jesús Nieves Rodríguez de la Dirección de Comunicación del Ministerio de Turismo de Cuba, quién nos acompaño en cada recorrido atendiendo a nuestros requerimientos profesionales para poder mostrar la auténtica Cuba.

– A la gente de Cubana de Aviación, empresa encargada de que podamos llegar hasta Cuba para poder hacer este video reportaje, en especial a Rutme y Yamila que estuvieron siempre atentas a nuestras consultas.

Ubicación Satelital:

Fotografías y Textos: Maricel Bat
Edición y Cámara: Alejandro Martínez Notte
Una producción exclusiva de Teleaire Televisión