el muro de los lamentos en Israel

En el año 2009 se encontraron en la biblioteca de Sydney trece hojas amarillentas que contenían un listado con el nombre de 1.100 judíos. Esas notas habían sido donadas por el escritor Thomas Keneally, autor de la novela El Arca de Schindler. El año pasado el documento se subastó por tres millones de dólares.

Este pequeña porción de la historia mundial llegó al corazón de millones de personas después de que Steven Spielberg la convirtiese en uno de los mayores éxitos cinematográficos de su carrera con La lista de Schindler.

Liam Neelson interpreta a Oskar Schindler, un miembro del partido nazi que acaba de llegar a Cracovia, en Polonia. Aprovechando la presencia de esclavos judíos, Oskar instala una empresa que fabrica artículos de cocina y utiliza el trabajo de los hombres secuestrados para acelerar su producción. Con el tiempo, Oskar descubre que su lista de trabajadores no solo favorece a la actividad de su empresa, sino que salva a cientos de personas de ser exterminadas en los campos de concentración.

Para recrear el campo de exterminio de Auschwitz, Steven Spielberg creó un escenario en un set de rodaje. El motivo fue que el gobierno de Polonio no dio permiso para rodar en el lugar original.

El final de la película aparece el Cementerio Cristiano del Monte Sión, lugar donde fue enterrado el verdadero Oskar Schindler. Allí la cámara de Spielberg captura cuando los supervivientes le rinden homenaje agradeciéndole el haberles salvado la vida. En la actualidad muchos turistas que visitan Israel se acercan a ver la tumba. (Imagen: Jason Bay)

tumba-de-oskar-schindler

La fábrica de producción Schindler en Cracovia también se puede visitar. Hoy en día es un museo en el que se conservan objetos personales de Oskar y de sus trabajadores. (imagen: teachandlearn)

Oskar-Schindler-Factory-Krakow-Polonia

 [youtube]http://www.youtube.com/watch?v=JdRGC-w9syA[/youtube]

 

By Marilyn Botheatoz

Escritora por las mañanas y estudiante de arquitectura por las noches. Viajar, descubrir y mostrárselo al mundo dejaron de ser sueños para convertirse en partes de mi vida.