Niebla, bosques y arquitectura medieval, es lo que puede encontrarse en la actualidad en esta ciudad de 20.000 habitantes. La saga de Las crónicas de Narnia, publicada por primera vez en el año 1950, guarda la esencia de este destino poco conocido de la provincia italiana de Terni.

Los estudiosos de C.S Lewis, autor de la obra, concluyen que el autor nunca visitó Narni. Por el contrario, Lewis era un gran conocedor de la literatura romana, donde se mencionan en más de una ocasión las cualidades del destino.

En la saga de Lewis, Narnia representa un territorio rodeado por otros mundos como Archenland y Calormer: casualmente Narni también se ubica en el centro geográfico de la península italiana, sobre una colina que domina el valle del río Nera.

Otro dato distintivo de la ciudad, que tiene un papel esencial en la obra de Lewis, es la presencia de un león. Durante la Edad Media, el ayuntamiento de Narni adoptó como emblema la figura del león, que aparece presente en estandartes y palacios de la ciudad. El personaje de Aslan, que surge en el relato como una especie de Dios, es también un león.

Si bien no hay que atravesar un ropero para llegar a Narni, lo cierto es que esta ciudad italiana tiene mucho en común con el mundo de los relatos de Lewis. Su atmósfera llena de magia es ideal para inspirar grandes aventuras con seres mitológicos y brujas malvadas.

Publicado por Marilyn Botheatoz

Escritora por las mañanas y estudiante de arquitectura por las noches. Viajar, descubrir y mostrárselo al mundo dejaron de ser sueños para convertirse en partes de mi vida. Ver más entradas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salir de la versión móvil