El Monte Saint Michel es una increíble isla en la Región Baja de Normandía que se convirtió en la inspiración de un escenario de cuento de hadas.

La peculiaridad de esta comuna es que la isla contiene un gran monte sobre el cual se costruyeron algunas de las joyas arquitectónicas más importantes del periodo romántico y gótico.

También puede interesarte:
Recintos parroquiales de Bretaña

El Monte Saint Michel es una joya histórica

A lo largo de la historia el Monte Saint Michel se convirtió en cárcel, en comunidad monástica y en poblado, hasta llegar a ser el grandioso legado arquitectónico que se conoce en la actualidad.

Esta historia de cambios y evolución dota a la isla de un gran misticismo que hace de ella uno de los destinos turísticos más visitados de la Bretaña Francesa.

Consientes de este enigmático poder, los productores de Disney encargados de la película Enredados no dudaron en visitar el Monte Saint Michel y utilizarlo como inspiración para el Palacio Real donde la princesa Rapunzel es capturada.

El Palacio Real es el Monte Saint Michel

El hecho de que el Monte Saint Michel se encuentre elevado 57 metros sobre el nivel del mar, rodeado desde sus bahías por el Océano Atlántico, convirtió este destino en el sitio ideal para mantener capturada a una princesa sin dejar de lado el encanto y la elegancia propia de las edificaciones reales.

Los últimos retoques del castillo diseñado por los artistas de Disney encuentran su influencia en las edificaciones locales, como la Iglesia pre-romántica del siglo XI y la Iglesia Abacial del siglo XV, dos ejemplos de arquitectura religiosa que manifiestan la transformación estilística del medioevo.

La Torre de St. Gabriel, que se encuentra en la cima del Monte Saint Michel, recuerda a la Torre donde mantienen cautiva a la princesa.

Desde este sitio el personaje podía visualizar la costa y ver el imponente espectáculo de linternas que daba la ciudad en su honor.

También puede interesarte:
La Normandia Impresionista

Web oficial del Monte Saint Michel

Publicado por Marilyn Botheatoz

Escritora por las mañanas y estudiante de arquitectura por las noches. Viajar, descubrir y mostrárselo al mundo dejaron de ser sueños para convertirse en partes de mi vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.