La Bahía de Bacuit en Palawan Filipinas

Palawan se encuentra casi contigua al norte de Malasia. Una de las mejores maneras de comenzar a conocer Filipinas -este conjunto de más de 7000 islas del Asia Menor- es aterrizar en Puerto Princesa. La capital de Palawan es la ciudad más poblada de esta isla ubicada al oeste del archipiélago.

Al llegar y hospedarse, el viajero detectará inmediatamente la amabilidad y calidez de sus pobladores, de vida sencilla y alegre.

Incluso, resulta un deleite escucharlos hablar en su lengua madre, el Tagalo. Al proceder del español conserva muchas palabras exactamente iguales a las nuestras.

El concepto turístico central de Filipinas es el descanso, asociado al relax.

Por ello, constantemente se reciben propuestas de masajes, y la ambientación de cada espacio, tanto como los detalles, aportan serenidad. Es especial para desestresarse.

Canopy en Palawan

Algo de lo que puede despertar el ánimo aventurero puede darse en el ambiente selvático que rodea el centro comercial. Allí, una de las diversiones consiste en deslizarse a través de las copas de los árboles haciendo canopy o tirolesa. También es posible caminar por puentes colgantes movedizos, que ponen a prueba el equilibrio.

Museo de las Perlas

Uno de los paseos obligados es el Museo de las Perlas, que se encuentra en el Complejo Lotus Gardens Asian Fine Dinning and Suites.

Dado que Filipinas es uno de los mayores productores de perlas del mundo, resulta extraordinario descubrir lo que el Hombre puede hacer con ellas.

El Nido

Para descubrir pequeñas porciones de paraíso terrenal escondidas en Palawan, es necesario recorrer unos kilómetros hacia el norte, hasta llegar a El Nido.

Allí esperan los campos de arroz, aguas calientes naturales, y el acceso a islotes que parecen permanecer fuera del alcance del progreso. Es como si nadie jamás hubiera llegado allí antes que nosotros.

Otra de las islas recomendadas en este archipiélago por su autenticidad es Siargao. Nuestra colega Claudia tiene buena información sobre qué hacer en Siargao en su blog.

Playa de los 7 comandos

El agua cristalina, color esmeralda, de la Playa de los 7 Comandos, se embellece con la decoración natural que aporta el coral. Es irresistible la tentación de nadar allí junto a la fauna local, y hacer snorkel como para disfrutar de la compañía de tortugas y peces.

Para cuando el apetito irrumpa, nos esperarán unos pescados asados al borde del mar. ¿Qué más se podría pedir?

By Alejandro Martínez Notte

Vivo el presente con alegría y lo comparto, Creo que cada segundo es irrepetible y vale la pena cada instante vivido. Porque lo importante no es el destino, si no el camino. Disfruto de improvisar a cada instante, sabiendo que tanto lo bueno como lo malo, pasa. Todo pasa.