Se trata de un fenómeno natural que se produce gracias a las bajas temperaturas. El cielo de la ciudad de Moscú es invadido por destellos de luz que dan lugar a un paisaje surrealista.

Pequeños cristales de hielo que flotan a una distancia corta de la Tierra son los protagonistas de producir estos famosos pilares de luz.

A diferencia de la observación de estrellas, percibir este efecto de luz es más fácil si uno se encuentra en una ciudad. La iluminación urbana realza la imagen de los “pilares de hielo”.

By Alejandro Martínez Notte

Vivo el presente con alegría y lo comparto, Creo que cada segundo es irrepetible y vale la pena cada instante vivido. Porque lo importante no es el destino, si no el camino. Disfruto de improvisar a cada instante, sabiendo que tanto lo bueno como lo malo, pasa. Todo pasa.