pilolil roca agujereada en junin de los andes camino a aluminepilolil roca agujereada en junin de los andes camino a alumine


El día había comenzado de la mejor manera, con un sol que empezaba a derretir el hielo sobre el asfalto y a elevar apenas la temperatura en Junín de los Andes. Estábamos por conocer Pilolil.

Camino a Pilolil

Después del desayuno emprendimos el viaje hacia Aluminé. Habíamos visto un folleto con reseñas de Pilolil y nos sugirieron que fuéramos a conocer el paraje, en donde hay pinturas rupestres de años inscriptas en la piedra. Así que, durante el camino, con impresionantes paisajes, característicos de la altura cordillerana neuquina, estuvimos siempre atentos a ver “la roca de la foto”, o la “roca agujereada”, tal la traducción del mapuche original.

Luego de cruzar el Río Aluminé, nos desviamos de la Ruta Provincial Nº 23 hacia la derecha con destino a Pilolil. El camino de ripio y de cornisa, aunque corto, no estaba en un estado ideal, por lo que aconsejamos a todos los que vayan a hacerlo tomar los recaudos necesarios.

Algunos conocen a este paraje como Pilollil a pesar de que su nombre reconocido por la cartografía y la gobernación es Paraje Pilolil.

Conociendo la “Roca agujereada”

Al llegar, nos dirigimos hacia la casa de la familia Díaz, los moradores de Pilolil, en donde fuimos recibidos por la familia en su conjunto para que, en compañía de uno de los hijos mayores, fuéramos a conocer la pintoresca roca de origen volcánico y sus inscripciones rupestres de estilo “grecas”, con una antigüedad superior a los mil años. Para nuestra sorpresa, resultó que la formación es, además, un fantástico mirador natural, desde cuya altura se pueden captar impresionantes paisajes de la región.

Una recomendación importante: para conocer las pinturas rupestres en Pilolil hay que caminar literalmente sobre las rocas, por lo que es imprescindible ir con un calzado apropiado para ese tipo de suelos, que no resbale y, además, tener en cuenta que se está en una altura elevada, por lo que se debe tener cuidado, sobre todo con los niños.

Y así, tras un alto en el camino que valió la pena, y llevándonos con nosotros un rico pan recién salido del horno de los Díaz, retomamos el viaje hacia Aluminé, un pueblo muy lindo rodeado de montañas y aguas azuladas, bosques de araucarias y bellos miradores a paisajes imposibles de olvidar.

Si te gusta acampar, aquí te compartimos algunos consejos y te recomendamos campings, uno de ellos a orillas del río Aluminé.

Hallazgos arqueológicos

En 2021, se dio a conocer un nuevo descubrimiento en la zona del pueblo de Pilolil. Fue un trabajo realizado por la sección de Junín de los Andes de la Gendarmería, particularmente del escuadrón 33, que dio aviso a la Dirección Provincial de Patrimonio, donde trabajan arqueólogos de la zona.

Lo que pudieron identificar desde la Gendarmería fueron dos cuevas muy grandes. Al visitar la zona, los arqueólogos se encontraron con grabados rupestres, es decir, figuras abstractas y figurativas que representan a animales y humanos, entre otras cosas. Estos grabados fueron realizados sobre las piedras en las cuevas halladas en Pilolil.

Hay una de las dos cuevas en las que se puede apreciar una mayor cantidad de arte rupestre. Se encuentran sobre una formación rocosa que “es muy fácil de desgranar, que se originó por la acumulación de cenizas volcánicas producto de erupciones muy antiguas”, según lo que ha explicado el arqueólogo Juan Maryañski, quien forma parte del equipo de la Dirección Provincial de Patrimonio.

Agradecimientos

A la Subsecretaría de Turismo de la Municipalidad de Junín de los Andes por todo el apoyo que siempre nos brinda cuando nos acercamos a esta comuna. Más información en www.junindelosandes.gov.ar

A la familia Díaz que nos atendió gentilmente compartiendo un poco de su tiempo con nosotros.

By Alejandro Martínez Notte

Vivo el presente con alegría y lo comparto, Creo que cada segundo es irrepetible y vale la pena cada instante vivido. Porque lo importante no es el destino, si no el camino. Disfruto de improvisar a cada instante, sabiendo que tanto lo bueno como lo malo, pasa. Todo pasa.