playa de campiecho caminando por entre las piedras

Playa de Campiechos, en Asturias

Una de esas playas que se ven en las películas de naufragios, donde el corsario llega por casualidad a un destino que le sienta de maravillas. La Playa de Campiechos, en Cadevedo, Asturias, es uno de esos parajes españoles que, una vez descubiertos, se vuelven inolvidables.

El piso lleno de canto rodado, un paraje peligroso, un silencio que, por momentos, intimida. Eso es la Playa de Campiechos, en Asturias. Pero es, quizá por eso mismo, uno de los sitios que vale la pena descubrir, en esta región fascinante de España.

Las montañas del estilo e serruchos, tan pero tan cerca del agua del mar, constituyen una de las mejores razones para acercarse a estas playas. Hay que hacerlo a pie, sorteando accidentes geográficos variados y desafiantes, aptos para quienes no claudican en su intención de llegar a los escenarios naturales más recónditos de esta parte del Globo.

playa-de-campiecho-rocasEn este sentido, hay que tener en cuenta que los acantilados son frecuentes en toda la costa occidental de Asturias, al norte de la península ibérica, sobre el Golfo de Vizcaya. Toda la geografía presenta signos de la erosión del agua marina durante miles de años.

La vegetación es escasa, y la fauna también. Sólo aves acuáticas surcan el cielo. Por eso, también, las playas de Cadavedo comienzan a resultar atractivas para el turista que busca un refugio, más que un destino.

playa-de-campiechos-cueva-puerta-al-marNo obstante, es importante destacar que existe cierto peligro al gozar de la soledad y la calma de estas playas. Y es que, en pleamar, cuando el agua comienza a elevarse y ocupar la playa, es posible que no quede superficie descubierta.

Por eso, hay quienes señalan que, en verdad, no hay playa en Campiechos. Sólo se trata de que, por momentos, el agua baja y deja desnuda esa angosta franja de suelo. Caminar por allí obliga a tener muy presente la marea, y estar atento a las olas que golpean fuerte sobre las rocas.

playa de campiecho en valdesAún así, bien vale animarse, a juzgar por las imágenes estupendas que se ofrecen en esta nota, además de sitios históricos cercanos que bien valen el viaje. Las formaciones rocosas erosionadas, con formas absolutamente indescriptibles, son deslumbrantes. Las cuevas, también. Adelante, viajero, no se deje amedrentar.


Los recorridos por las playas occidentales de Asturias son entre desafiantes y mágicos. Cuevas, rocas erosionadas, un mar embravecido, y recovecos para descubrir a cada paso. En el siguiente vídeo, la travesía en movimiento.