Salvador Dalí. es uno de los artistas más influyentes del siglo XX, considerado uno de los máximos representantes del surrealismo, Dalí logró perdurar en la historia del arte como uno de los seres más dotados y creativos del mundo. El que fue alguna vez su hogar, en el pueblo de Portlligat, es uno de los sitios que mejor conserva la memoria y el talento de este polifacético pintor.

En su juventud vivio sobre todo en Madrid y París, sin embargo desarrolló su vida adulta en Cataluña. Allí el artista no solo se limitó a la pintura, sino que hizo incursiones en las ciencias naturales y las matemáticas. El hermoso paisaje de Portlligat cautivó al pintor, que no dudó en adquirir una casa en el puerto junto a su esposa Gala.

Además de ser una de las fuentes de inspiración más importantes en la carrera del pintor, su casa de Portlligat alberga en su interior algunos de los ejemplos más representativos de su talento. Desde el año 1997 la casa funciona como un museo abierto al público. Allí los turistas pueden descubrir gran parte de su obra.

El Ángel de Portlligat, uno de los homenajes del autor a su pueblo de residencia

Un dato curioso con respecto a su hogar fue uno de los inventos más impactantes del artista: ansioso por ser el primero en recibir los rayos del sol, Dalí inventó un sistema de espejos sobre el hogar, ideado para proyectar en el interior los primeros rayos del amanecer.

Publicado por Marilyn Botheatoz

Escritora por las mañanas y estudiante de arquitectura por las noches. Viajar, descubrir y mostrárselo al mundo dejaron de ser sueños para convertirse en partes de mi vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.