El uso de las bicicletas públicas del sistema Bicing no está destinado a turistas de paso por Barcelona: conseguir la tarjeta que permite utilizarlo conlleva diez días (es enviada a domicilio), previo registro en la web del servicio o de manera presencial (Pl. Carles Pi i Sunyer, 8-10). Comprando un abono anual de 46,46 euros resultan gratuitos los 30 primeros minutos de utilización, independientemente de las veces que se retire una bicicleta a lo largo del año. A partir de ahí el sistema factura según el tiempo de uso, por lo que es recomendable ir cambiando de bicicleta si el trayecto dura más de media hora. Las fracciones de 30 minutos cuestan 0,73 euros cada una. A partir de dos horas de uso, se facturan 4,43 euros a la hora.

Bicicletas_Barcelona

Una vez conseguida la tarjeta, solo hay que acercarla al lector que se encuentra en cada punto de estacionamiento y seguir las instrucciones. El sistema otorga un número de bicicleta y el usuario dispone de tres minutos para comprobar que se encuentra en buen estado para su utilización. Si no es el caso, el sistema propondrá una nueva bicicleta.

A la hora de entregarla, se puede acudir a cualquier punto de estacionamiento y comprobar que, una vez anclada, la luz se pone verde. Eso querrá decir que ha sido bien entregada y que al cabo de unos minutos se puede recoger otra.

By Alejandro Martínez Notte

Vivo el presente con alegría y lo comparto, Creo que cada segundo es irrepetible y vale la pena cada instante vivido. Porque lo importante no es el destino, si no el camino. Disfruto de improvisar a cada instante, sabiendo que tanto lo bueno como lo malo, pasa. Todo pasa.