Río de Janeiro, la ciudad de la alegría en Brasil

playa

En esta oportunidad, nuestro destino es Río de Janeiro, una de las ciudades más visitadas y turísticas del país más grande de América del Sur, Brasil. Un paraíso donde el mar, las montañas, los ríos y lagunas se unen para crear una geografía variada y hermosa en la que se asentó una urbe que desde el siglo XVI no ha parado de crecer y hoy es una de las ciudades más hermosas.

Río es conocida mundialmente por sus coloridos carnavales y sus alegres canciones, todo allí es maravilloso, el clima, la gente y los paisajes complementan una ciudad única, imponente, donde la urbanidad se funde con las playas de arenas blancas y el mar.

Uno de los lugares imperdibles que no se deben dejar de visitar cuando uno esta en Río es la estatua gigante de Jesús, conocida como el Cristo Redentor, situada en la cima del cerro del Corcovado; también el Sambódromo, una gran avenida utilizada durante el carnaval; el estadio de fútbol de Maracaná, uno de los más grandes del mundo y sobre todo el Pan de Azúcar, un pico en forma de cubilete invertido.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=aS5pVfuNUZg[/youtube]

Río de Janeiro atrae gran cantidad de turismo nacional e internacional, que llega a la ciudad en busca de sus playas, su variada oferta cultural y su animada vida nocturna, ya que no sólo de día la ciudad es hermosa, sino que por la noche se vuelve imponente, se llena de luces y la fiesta y la zamba suenan por doquier.

El viaje resulto indiscutiblemente mágico, llegando a Brasil a primera hora de madrugada, instalándonos en un hotel en plena Bahía de Botafogo justo frente a la playa.

En nuestra visita de tan sólo cuatro días, visitamos las favelas, ubicadas en la Zona Norte y Oeste de la ciudad, subimos al Pan de Azúcar, vistamos el Cristo, el Maracaná y finalmente el Sambódromo y ¡todo en pleno invierno!. Nos quedamos maravillados por la hermosura de cada lugar que visitamos que sin duda, no sólo hicieron que nos llevásemos pilas de fotografías sino que a demás, nos guardamos cada uno de los detalles vividos en nuestras retinas.

Brasil es un destino único, donde el clima tropical con veranos cálidos e invierno suaves hace un verano los 365 días del año y donde la gente y las playas hacen de la estadía, un recuerdo inolvidable.