Conocer la Riviera Maya, al Este de México, implica situarse en la península de Yucatán. Allí se encuentra Xel – Ha, uno de los primeros emprendimientos turísticos de la zona, donde se ofrece nadar en un espectacular acuario a cielo abierto, comprendido en un gigante hueco de piedra.

A propósito, en buena medida, el éxito turístico de la Riviera Maya se debe a que la erosión del mar sobre la piedra calcárea, propia del lugar, ha generado innumerable cantidad de túneles, cuevas e, incluso, los tan promocionados xenotes: grandes pozos llenos de agua, algunas veces de colores prístinos; otras, increíblemente cristalinos. A veces a cielo abierto, a veces dentro de una cueva, llenos de vegetación.

De hecho, uno de los parques más famosos es Xcaret, donde se ofrece navegar diversos ríos subterráneos que llegan a medir un kilómetro. La desembocadura de esos ríos, suele ser un xenote, donde una de las aventuras más recomendables es hacer snorkeling, es decir, flotar en la superficie o bucear a poca profundidad, apreciando la fauna y flora subacuática.

Quienes se atrevan, en Xcaret también pueden nadar entre tortugas marinas, o rayas gigantes, o hasta tiburones. O, si lo prefieren, se accede a caminar cerca de pumas o jaguares. Todas las especies que allí viven, forman parte del programa de conservación llevado adelante por el parque, cuyos resultados son mundialmente reconocidos.

La Riviera Maya ofrece, también, la posibilidad de conocer la cultura prehispánica de la civilización que da origen a su nombre. Tulum es el lugar indicado para recorrer las ruinas de lo que fue una fortaleza maya construida sobre la costa de la península. El edificio principal es una gran estructura de piedra, llamada El Castillo, que da al mar Caribe.

Si la idea es seguir buscando aventura, la próxima parada debe ser Xplor. Allí no sólo se puede navegar por túneles acuáticos, sino que hay circuitos de tierra para recorrer en autos todo terreno.

Para más velocidad, los cuatriciclos del parque Punta Venado son excepcionales. La visita incluye cuevas, y un xenote a cielo abierto que bien vale una zambullida. ¡A no perdérselo!

 

 

 

 

Publicado por Alejandro Martínez Notte

Vivo el presente con alegría y lo comparto, Creo que cada segundo es irrepetible y vale la pena cada instante vivido. Porque lo importante no es el destino, si no el camino. Disfruto de improvisar a cada instante, sabiendo que tanto lo bueno como lo malo, pasa. Todo pasa.

Únete a la conversación

15 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Como siempre te acompaño en tus recorridas por todos los caminos, este es un lugar exótico y mágico. felicitaciones y nos seguimos encontrando en el camino.

  2. Me encantaron esos lugares!! Espectacular aventura!! Felicitaciones por el excelente trabajo!

  3. muy hermoso todo lo de Quintana Roo … puedes conocer…. y a la vez descubrir……..siiiiii

    muy bueno lo tuyo… Ale…. sigue así !!!!!! y nos vemos en el camino..claro !!!

  4. Muuy bueno y NO CONOZCO NINGUNO de ésos parques. A pesar de estar en Cancún y Tulúm cuando viajamos con la flia en auto no había ni mucho tiempo ni presupuesto. Que ganas de ir ahora!! con lo que nos gusta la adrenalina. Son muy caros? Gracias, como siempre excelente el relato

    1. Pensé que los habías recorrido Walter, el más caro es el Xplor pero hay opciones para todos casi todos los bolsillos que van desde los 30 a los 120 dólares. Muchas gracias por tus comentarios y esperamos te animes para la próxima.

  5. Como siempre un placer para nuestros clientes poder ver tus vídeos-resúmenes de los destinos más exóticos y demandados. Claros y concisos explican todo lo interesante del destino. El Caribe es mucho más que grandes Resorts y grandes playas. Esconden mucha magia e historia en su interior

  6. Pues me están entrando ganas de acercarme a esta zona. Solo estuvimos en el interior y obviamos el Caribe en nuestro viaje a México, de manera que tenemos un debe pendiente. Un saludo!