Este grandote bueno, con pelaje duro y de conducta amable, se ha adaptado perfectamente a los cambios en su hábitat a lo largo del tiempo. En la actualidad, puede pesar hasta 65 kilogramos, y sus medidas llegan a 1,30 metros de largo y 60 centímetros de alto. Es frecuente verlo en los Esteros del Iberá, Corrientes, Argentina.

El Carpincho pertenece a la familia de los cávidos, y, para vivir, necesita de cierta cantidad de agua cerca. Por eso elige pantanos, manglares, o las costas de los ríos. En este sentido, además, resulta un muy buen nadador y gran buceador. ¡Puede pasar hasta 5 minutos debajo del agua!

Para ser honestos, el Carpincho no sólo vive en Argentina. Se lo ha encontrado también en humedales ubicados en buena parte del norte de Sudamérica, e incluso en Panamá. Se lo distingue por carecer de cola, tener el hocico prominente, y porque puede convivir con otras especies perfectamente.

En relación con su estado de conservación, según organizaciones internacionales, este roedor inmenso no se encuentra en peligro de extinción actualmente, pero existen registros de su caza indiscriminada, conducta que llevó a la extinción a sus antepasados recientes.

Por eso, ¡a cuidar al Carpincho!

 

By Redacción Teleaire

El primer portal en español de contenidos audiovisuales relacionados con viajes y turismo. Entre las 100.000 webs más visitadas del planeta según el Ranking Internacional Alexa. Sigue a Teleaire en Twitter: @Teleaire