Salta, la linda

Al llamarla la linda, no alcanzan a describir toda su belleza.

Desde su ciudad con sus peñas hasta sus pueblos en las montañas, pasando por sus formaciones rocosas y la ruta de los vinos. Salta demuestra que conserva el misticismo y la inmensidad por la que se hizo conocida.