San Petersburgo, la Rusia imperial

La segunda ciudad del país es el fiel reflejo del pasado imperial ruso. Los palacios, las grandes avenidas y plazas, el Hermitage… son de tal magnificencia que impresionan.

Visitar la ciudad en invierno es sinónimo de experimentar el frío, y mucho, pero recomendamos esta estación porque la nieve hace que el destino gane en magia. Rusia es un país de contrastes. Y San Petersburgo es claramente rusa.