Atracciones para toda la familia en Santa Catarina

De los múltiples destinos y propuestas turísticas de Brasil, en esta oportunidad viajamos al sureste, hasta un pequeño Estado cuyo nombre es Santa Catarina. Se encuentra cerca de reconocidos balnearios, como Camboriú. Y ofrece diversión para toda la familia.

Por supuesto, para comenzar, es imposible pasar por alto las playas de Santa Catarina, regadas de arena blanca y fina, y bañadas por aguas color esmeralda. Brasil siempre ofrece el descanso paradisíaco de morros, arena y sol, y su bebida típica, la caipirinha. Eso, más bailar y jugar al fútbol. La combinación no podría ser mejor.
En materia de atracciones y entretenimiento, el viajero puede comenzar por el balneario Unipraias, que cuenta con el único teleférico en el mundo que une dos playas, pasando por encima de un morro. Pero dentro del mismo, hay circuitos de arborismo que permiten contemplar la flora y la fauna en primer plano.
Además, el parque cuenta con diferentes formas mecánicas de recorrer su geografía: pequeños autos en monorriel, o sillas suspendidas en el aire, que depositan a los turistas en una playa fabulosa, donde aguardan mariscos, exquisitas bebidas, y más agua color esmeralda.
Para volver a la ciudad, nada mejor que subir a un barco pirata, en el que se puede navegar mientras los artistas representan escenas de película.
Si la idea es seguir de paseo con la familia, y sobre todo pensando en los más pequeños, el próximo destino, dentro de Santa Catarina, es el parque Beto Carrero World, un poco más al norte de Camboriú, en el municipio de Peña.
Es el parque de atracciones más grande de Brasil, y el parque multitemático más grande del mundo. De hecho, por ejemplo, posee el mayor zoológico de Latinoamérica. Está dividido en 7 áreas temáticas, y ofrece más de 100 alternativas para entretenerse, divertirse, y disfrutar.
Una de las novedades, es el área destinada a reproducir secuencias de la película Madagascar. Los personajes de esa extraordinaria película aparecen en ambientes selváticos, tanto como en representaciones teatrales con un nivel superlativo.
Por supuesto, y para no defraudar al público amante de estas atracciones, el Beto Carrero World posee una imponente montaña rusa, de más de 40 metros de alto. Sus coches la recorren a 100 kilómetros por hora. Un verdadero desafío.
Y para los que gustan de la adrenalina al volante, nada mejor que disfrutar de exhibiciones realizadas por autos de competición, o, mejor, protagonizar la competencia a bordo de kartings de nivel semi profesional.
¡Es que, en Santa Catarina, realmente hay diversión para todos los gustos!