Secretos en lo alto

Algunas veces mirar hacia arriba permite descubrir cosas sorprendentes. Aunque a veces no se ven, porque están escondidas…

Pista de carreras en una azotea

El Edificio Lingotto de Turín fue una enorme fábrica de coches Fiat que se construyó en 1923 con estilo futurista. Diseñada por el arquitecto Giacomo Mattè-Trucco, todavía hoy cuenta con un circuito de pruebas en la azotea: tiene 2,4 kilómetros de largo y 24 metros de ancho, con dos curvas inclinadas de 180 grados. La que fue en su momento la mayor fábrica de automóviles del mundo es un centro cultural y comercial renovado de la mano de Renzo Piano. En esta imagen de Wikipedia, se puede ver la pista de carreras.

Campo de fútbol en lo alto

Quienes hayan visto la película Fast & Furious: Tokyo drift sabe que hay un edificio en Japón que alberga un campo de fútbol en la azotea. Se trata del centro comercial Shibuya en Tokio. La imagen pertenece a Wikipedia.

 

Caravanas en las alturas

El hotel Gran Daddy de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, ofrece algo único: dormir en una caravana Airstream en lo alto del edificio: la azotea se ha convertido en un parque de caravanas, cada una con una decoración interior diferente. Tienen hasta su propio buzón de correos y pequeña zona ajardinada, para sentirse de acampada vintage en plena ciudad (Imagen: Grandaddy.co.za).

Caravana en lo más alto del hotel The Grand Daddy

Una mansión en el piso 26

Un ciudadano de Pekín no ha querido renunciar a tener una mansión en la ciudad, y con vistas. Y no solo eso, ha simulado roca dando lugar a una suerte de montaña en la que se ubica la casa, en el piso 26. (Imagen: preguntasfrecuentes.net)

Mansion en lo alto de un edificio

Nadar cerca del cielo

El hotel Marina Bay Sands de Singapur forma parte de un enorme complejo hotelero, comercial y cultural y tiene la particularidad de ofrecer a sus clientes la piscina en altura más larga del mundo: con un borde de 150 metros, los bañistas tienen la impresión de sobrevolar la ciudad, mientras nadan a 200 metros de altura (Imagen: Marina Bay Sands).

Piscina infinita en el hotel Marina Bay Sands

La imagen que ilustra la portada de este artículo pertenece a Bertrand Duperrin.