El cruce de Shibuya, en Tokio, es mundialmente famoso por ser el más abarrotado del mundo. Se lo conoce como scramble Kousaten. El fenómeno visual que ofrece, en el que los peatones inundan las avenidas, es consecuencia de que allí se utilizan unas luces de stop en 4 sentidos, más una diagonal.

Las señales, perfectamente sincronizadas, permiten el paso peatonal durante 47 segundos. Es en ese momento, cuando puede observarse el enjambre de cabezas humanas cuyas trayectorias se enriedan sobre el pavimento.

El fenómeno es más impactante de noche, por el efecto de la luz artificial. En el cruce, hay tantas pantallas led y carteles publicitarios, colocados uno arriba del otro, que generan una saturación visual impactante. Otro tanto ocurre con el sonido.

Si bien en Japón hay algo más de 300 cruces de este tipo, llamados técnicamente scramble crossing, el de Shibuya es el más impactante y concurrido porque se encuentra frente a la estación de trenes y autobuses, lo que le da al lugar la categoría de centro neurálgico de Tokio, cualidad que comparte con otras 3 localidades.

Es tan impresionante la experiencia, que este cruce fue utilizado en muchas películas. De hecho, también es un detalle colorido que frente a esa marea humana, hay una plaza en la que se emplaza la estatua de Hachiko, el perro que esperó durante años a su dueño sentado allí.

Publicado por Alejandro Martínez Notte

Vivo el presente con alegría y lo comparto, Creo que cada segundo es irrepetible y vale la pena cada instante vivido. Porque lo importante no es el destino, si no el camino. Disfruto de improvisar a cada instante, sabiendo que tanto lo bueno como lo malo, pasa. Todo pasa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.